Entrevista a la Dra. María Jesús Cabero, Jefa de Pediatría de Valdecilla. “Durante estos días han aumentado las urgencias, las consultas y los ingresos pero el esfuerzo del equipo ha hecho que se mantenga la normalidad en el Servicio”

Hace 11 días miles de escolares cántabros volvieron a sus centros educativos en un momento en el que los casos de Covid-19 aumentan  de forma considerable. La jefa de Pediatría del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, María Jesús Cabero, analiza la realidad del hospital y explica que, en la actualidad, su Servicio mantiene la normalidad  a pesar de que han aumentado las visitas a urgencias, los ingresos y las consultas relacionadas con dudas sobre la incorporación de los niños a la actividad presencial, pero es consciente de la incertidumbre del futuro en tiempos en los que el nuevo virus convivirá con los viejos y en los que los profesionales están haciendo un gran esfuerzo que puede pasar factura

Vuelta a las aulas: como jefa de Pediatría ¿cuál ha sido la repercusión en el hospital y qué previsión tiene para las próximas semanas?

 Durante estas semanas hemos asistido a un incremento de las visitas a urgencias, de la necesidad de determinación de  PCR frente al COVID 19 y un aumento de los ingresos.

Sucede todos los años con el inicio del curso y este año se acompaña de un incremento de la incertidumbre y de un nuevo virus. A nivel de las consultas han sido muchos los pacientes que han contactado para conocer qué  riesgo personal tienen sus hijos y dudas  con respecto a la forma de incorporación  y a diferentes tratamientos crónicos.

¿Continúa al alza los positivos en menores o la tendencia se ha estabilizado?

Si, el número de casos en los niños es un reflejo de la sociedad, si bien en marzo y abril el porcentaje de positivos de niños y adolescentes respecto a la población general fue muy bajo, dado que los niños estaban con un confinamiento extremo, ahora los niños representan un porcentaje más significativo del total de casos. Si contabilizamos los niños con síntomas o signos de sospecha y los que resultan positivos tras estudios de contactos,  estamos por encima de 100 casos semanales.

¿Está Valdecilla preparada para una nueva oleada de positivos en  menores en los meses en los que está prevista?

Cantabria puede felicitarse de disponer de un gran hospital, no sólo por el tamaño sino por la flexibilidad que ha demostrado en la capacidad de reorganización y el liderazgo  que ha hecho  que  otras comunidades nos hayan felicitado por ello.  Pero, si  continúa el incremento de los casos y se acumulan por afectación de virus respiratorios, va a ser difícil. Hay que reorganizar espacios, realizar obras para tener una reserva de puestos. Es difícil estructurar una actividad diferente en los mismos espacios, circuitos, zonas de trabajo con la máxima seguridad, eso es lo que hemos estado haciendo estos meses, trabajar para contemplar diferentes escenarios que no se sabe si sucederán.

Todo el Servicio ha realizado durante estos meses un gran trabajo, Desde la atención del niño en el paritorio y quirófano obstétrico hasta las consultas y urgencias.

Y su equipo ¿es suficiente para la realidad que vivimos en la actualidad?, ¿acusa el cansancio y cree que va a suponer algunas bajas?

No digo nada nuevo si vemos el déficit de pediatras que existe. El equipo del Servicio de Pediatría de Valdecilla ha hecho un esfuerzo importante , no se han cubierto bajas, ha habido que modificar fechas de vacaciones, que doblar, el personal atiende también las urgencias de Sierrallana y una parte del Hospital de Laredo, y en épocas de bajas y vacaciones ha habido momentos de dificultad. Por otra parte, la especificidad de las subespecialidades hace que no se puedan suplir ausencias de neuropediatría con un neonatólogo o con un cardiólogo infantil.

El grado de compromiso, sin embargo, de los profesionales ha servido para mitigar estas situaciones. ¿Qué va a ocurrir a partir de ahora?, no se sabe, dependerá de todos, de una buena utilización de los servicios públicos el que se pueda mantener. Los profesionales sí están cansados y con desconfianza de que la sociedad no haga un esfuerzo de colaboración

Parece que los casos graves de Covid -19 en menores son minoritarios. ¿es así ? y, en caso afirmativo, ¿se sabe por qué?

Los niños tienen, en general, menos afecciones crónicas, los padres les han protegido intensamente y eso se ha demostrado eficaz. Salvo los casos de síndrome multiinflamatorio sistémico, que han requerido cuidados intensivos y tiene una mortalidad no despreciable, la evolución no ha sido mala. Pero si el número de casos aumenta y si estos niños se afectan con otros microorganismos no estamos seguros de que las tasas de hospitalización en planta y cuidados intensivos no se eleve.

Para terminar, con respecto a los contagios ¿es cierto la teoría de algunos epidemiólogos que afirman que contagian menos que los adultos?

Esta afirmación no está suficientemente contrastada, los estudios existentes no involucran a muchos niños y no en actividades escolares completas. La incidencia de la gripe es mayor en estas edades, esperemos que el COVID no se comporte de igual manera, pero es el primer invierno en que van a convivir ambos.

Por tanto: precaución, prevención y vigilancia, no hacer vida normal si se tienen síntomas víricos y seguir en todo momento las indicaciones de los profesionales.