Fue encontrado muerto este jueves en su apartamento de Río de Janeiro, Brasil, el exejecutivo de la compañía brasileña Odebrecht, Henrique Valladares, uno de los personajes que confesó los sobornos hechos por la empresa en la causa de corrupción conocida como Lava Jato.

De acuerdo con información de la Policía Civil, el cuerpo de Valladares fue llevado al Instituto Médico Forense para que le practicaran los estudios necesarios, a fin de determinar la causa de su muerte. Las primeras investigaciones indican que su vivienda no tiene señales de destrozos ni cerraduras rotas, de acuerdo con medios locales.

El exdirectivo fue uno de los principales delatores, junto con otros 77 ejecutivos que establecieron un acuerdo judicial, confesando los sobornos a cambio de reducciones en sus penas; esto dentro de la causa Lava Jato, que en 2016 destapó la mayor investigación por corrupción en Brasil, un entramado que también involucró a líderes políticos y empresarios de varios países de la región, incluyendo a México.

Entérate: Constructora de sobornos: la historia de Odebrecht, el gigante brasileño con tentáculos en 26 países

En 2017, Valladares informó al Tribunal Superior que depositó un total de 12 millones de dólares en cuentas extranjeras vinculadas al exsenador y candidato a presidente en 2018, Aécio Neves, informó este miércoles el diario brasileño Folha de Sao Paulo.

El exvicepresidente de Odebrecht también acusó al exministro de energía, Edison Lobao, de cobrar sobornos en los contratos por obras entre Odebrecht y, en aquel entonces, el gobierno de Dilma Rousseff (2011-2016).

En 2016, la constructora Odebrecht admitió que había pagado al menos 788 millones de dólares en sobornos, en negociaciones que involucraban a 12 países, lo que motivó el encarcelamiento de más de 50 políticos y empresarios en la región. Actualmente las imputaciones e investigaciones continúan.

En 2017 el ejecutivo dijo que pagó sobornos a habitantes indígenas para que no causaran problemas con la construcción de las represas hidroeléctricas de San Antonio y Jirau, en Rondonia. El dinero ilegal estaba destinado a los sindicalistas de la Central Única de Trabajadores (CUT), para evitar manifestaciones.

La compañía Odebrecht no había emitido una nota sobre la muerte del ejecutivo.

Con información de Notimex

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo.
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ir a la fuente
Author: Redacción Animal Político