El TSJC anula el decreto que regulaba el impuesto catalán de bebidas azucaradas

AGENCIAS

Una bebida azucarada.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha declarado nulo el decreto del gobierno catalán que regulaba el impuesto catalán sobre bebidas azucaradas envasadas, aprobado por el Govern el 20 de junio de 2017 y que desarrolla los detalles técnicos del impuesto, aprobado por la ley del 28 de marzo del mismo año.

El TJSC estima así el recurso interpuesto por diversas asociaciones de distribución y cadenas de supermercados, comercios y restauración en contra del reglamento de este impuesto.

La sección segunda de la sala contencioso-administrativa del TSJC considera que la administración catalana ha prescindido de los trámites esenciales de consulta, audiencia e información públicas a la hora de aprobar este decreto.

«Resulta evidente que se ha prescindido de los trámites de consulta, audiencia e información públicas que aparecen expresamente exigidos en la tramitación», afirma la sentencia hecha pública este jueves. Según los magistrados, el hecho de omitir estos pasos «claramente establecidos» por ley, justifica aceptar el recurso y declarar nulo el reglamento.

De hecho, el tribunal insiste en que el hecho de omitir estos trámites es motivo suficiente y hace que «no resulte necesario entrar a examinar los restantes motivos del recurso» para estimarlo. El recurso de las asociaciones también argumentaba que la ley de creación del impuesto (73/2017) vulneraba «la unidad de mercado» y los «límites de la justicia tributaria por su arbitrariedad, discriminación y falta de seguridad jurídica».

La sentencia también recoge que la Generalitat defendió la correcta tramitación del decreto (73/2017) y afirmó que era «ajustado a derecho», no vulneró ninguna norma legal ni reglamentaria y que no existió ni arbitrariedad ni desviación de poder en la tramitación.

El TSJC se inclina por la versión de los demandantes y, además, impone los costes del procedimiento judicial a la Generalitat. El tribunal recuerda que la sentencia no es firme y que puede presentar un recurso al TSJC.

Las asociaciones recurrentes son la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (Aces), la Asociación Española de Distribuidores de Autoservicios y Supermercados (Asedas), la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (Fiab), la Asociación Española de Codificación Comercial (Aecoc) y la Asociación Empresarial de Marcas de Restauración y Asociación Promarca (Promarca).

Un impuesto envuelto de polémica

El tributo sobre las bebidas azucaradas entró en vigor el 1 de mayo de 2017 envuelto de polémica por la fuerte oposición de diversos colectivos. La tasa establecía que las bebidas con más de 8 gramos de azúcar por cada 100 mililitros recibían una carga de 0,12 euros por litro. Además, que las bebidas de entre 5 y 8 gramos de azúcar por cada 100 mililitros estarían gravadas con 0.008 euros por litro.

Gravaba refrescos o sodas, las bebidas de néctar de frutas, las bebidas deportivas, las de té y café, las energéticas, las leches endulzadas, las bebidas alternativas de la leche, los batidos y las bebidas de leche con zumo de fruta, las bebidas vegetales y las aguas con sabores.

Entre enero y marzo de 2019, el impuesto sobre las bebidas azucaradas envasadas recaudó 8,4 millones de euros. Durante todo el año 2018, recaudó 41, 9 millones de euros.

Ir a la fuente
Author: AGENCIAS