La indiscutible mayoría absoluta recabada por el Partido Conservador en las generales de ayer representa una profunda reestructuración del mapa electoral británico, en el que la derecha ha conseguido entrar en terrenos hasta ahora vetados, a costa del descalabro de un Partido Laborista vapuleado en sus bastiones tradicionales tras los peores resultados desde 1935.
Ir a la fuente
Author: