Nuestras finanzas personales deben ser manejadas con seriedad y responsabilidad, de esta actitud depende que nuestras vidas transcurran con menos preocupaciones y con mayor ímpetu para seguir emprendiendo cada día  nuevos proyectos. Elaborar un presupuesto de gastos, quincenal o mensual, es fundamental para llevar absoluto control de nuestras actividades financieras, siempre tomando en cuenta que se pueden presentar imprevistos o extras que posiblemente alterarán nuestro plan y quizás, nos veamos en la necesidad de recurrir a otras estrategias de apoyo para solventar estas situaciones

Aquí radica la importancia del ahorro y de lograr efectivamente reservar aunque sea una mínima porción de nuestros ingresos para enfrentar dificultades económicas que se presenten en el futuro.

Los gastos imprevistos alteran nuestra existencia

Es cierto que vivimos inmersos en un continuo cálculo de nuestra relación ingreso- egreso, debido a que nuestras responsabilidades como jefes de familia, como trabajadores, como emprendedores en el ámbito laboral, nos exigen mantenernos al día con los pagos.

Sin embargo, aun estando conscientes de la planificación que tenemos que cumplir para lograr equilibrar nuestra realidad económica, no estamos exentos de sufrir un déficit de dinero por diversos motivos: situaciones de salud de alguien de nuestro entorno familiar, un accidente de tránsito, compras de algún artículo de primera necesidad o simplemente porque realizamos gastos innecesarios que hacen que se sobrepase nuestro límite presupuestario.

De manera que, en ocasiones es realmente necesario endeudarse, y tomar esta decisión engloba un conjunto de dudas e inquietudes con respecto al tema de solicitar un préstamo. Recurrir a un préstamo es algo bastante antiguo, porque todos en algún momento, tenemos o podemos llegar a tener un apuro financiero y es fundamental tener esta opción a la mano.

Cuando inevitablemente tenemos que  recurrir a Préstamos personales para financiar necesidades específicas, debemos considerar y evaluar muy acertadamente el ente que nos financiará, pudiendo ser una institución bancaria o una empresa prestamista particular. Las entidades bancarias generalmente exigen un conjunto de requisitos que posiblemente no los tengamos inmediatamente, y conseguirlos puede tardar un tiempo que es vital para lograr nuestro objetivo de obtener el préstamo con mayor rapidez,  lo cual hace que se complique aún más nuestra situación.

 Existen diferentes opciones de préstamos según sean las características de cada caso.  Las empresas prestamistas particulares, también trabajan con ciertas formalidades, pero ofrecen mayor celeridad y menos trámites una vez que se establece la negociación. Es común que un prestatario sienta la necesidad de preguntar en cuánto tiempo le será devuelto el dinero; esto dependerá de la particularidad del caso, algunos pueden ser entregados el mismo día y otros pueden tardar un poco más. Generalmente realizan la entrega del préstamo a través de transferencias, y si el prestamista y el prestatario tienen el mismo banco, el dinero será entregado al instante, siendo esta una gran ventaja que ofrecen los  mini prestamos urgentes .

Las solicitudes de préstamos deben ser necesariamente evaluadas por los prestamistas, ya que es posible que al establecerse los compromisos de pago el solicitante no cuente con los recursos suficientes para cumplir con las obligaciones adquiridas, bien sea porque sus ingresos mensuales no le alcanza o, porque a lo mejor ya ha contraído alguna otra deuda y existen compromisos de pago previos. Sin embargo, a partir de ese estudio se puede presentar alguna otra alternativa que se adapte a las condiciones de posible prestatario.

Si la suma de dinero que se solicita no es tan elevada, existe la alternativa financiera de acceder a  minicreditos al instante. El solicitante tendrá la oportunidad de contar con la disponibilidad del dinero de manera inmediata.

No siempre se solicita un préstamo con la intención de cubrir un déficit en nuestro presupuesto, a menos que sea estrictamente necesario. Las bondades que nos ofrece poder acceder a un préstamo o crédito, nos permiten pensar en la adquisición de un bien o servicio puntual, puede ser algún electrodoméstico, una remodelación en casa, un coche. Recordemos que nuestra responsabilidad para cumplir con los pagos de manera oportuna, mantendrá la puerta abierta para una futura solicitud.