La ópera prima de Polo Menárguez no podría resultar más original e innovadora. Con un presupuesto mínimo y un escenario bastante modesto (la mayoría de la acción transcurre en el interior de un piso), consigue crear un resultado bastante digno, brindándonos una película que no necesita de grandes artificios, efectos especiales o publicidad para poder destacar entre las demás.

‘’El plan’’ bebe mucho del teatro ya que la cinta está basada en una obra de teatro de Ignasi Vidal que se adapta a la gran pantalla siguiendo las mismas fórmulas que ofrece el teatro. Estamos ante una película que además cuenta con un elenco de actores muy reducido.

En la pantalla solo vemos aparecer al trió de amigos protagonista, actores todos ellos bastante reconocidos y notables dentro del panorama español. Ya conocía a Antonio de la torre y a Raúl Arévalo y soy consciente de que no habrían podido encontrar mejores actores para interpretar a los personajes de la cinta.

Chema del Barco era un gran desconocido para mí. Sin embargo, a partir de ahora le seguiré la pista porque su interpretación resulta aún más brillante que la de sus compañeros. Esto se debe a que también participo en la representación teatral de la obra y tiene ya muchas tablas interpretando a su personaje.

La historia que nos cuenta la cinta no podría ser más simple. Tres amigos desempleados se reúnen en el piso de uno de ellos para trazar un plan hipotético que podría cambiar sus vidas y hacerlos abandonar las miserias económicas y afectivas en las que están sumidos.

Nos encontramos con un grupo de tres fracasados que dedicaron gran parte de su vida a ser parte de un sistema que ahora los rechaza y repudia convirtiéndolos en una simple cifra.

Un suceso inesperado los obliga a permanecer juntos durante mucho tiempo en el interior del piso y esto hará que afloren las inseguridades y los miedos que cada uno esconde. También los demonios internos, pero de eso hablaremos más tarde. La masculinidad se cuestiona una y otra vez, mostrándonos como los modelos tóxicos de educación y los estereotipos pueden lastrar a un individuo y hacerlo desarrollar una personalidad destructiva.

De este modo, Paco vive a la sombra de su mujer que lo mantiene económicamente. Andrade por el contrario no crea lazos afectivos con casi ninguna persona de su entorno, porque su madre lo abandono siendo un niño. Y Ramón, cuyo personaje funciona como una especie de catalizador de los otros dos al tener una personalidad aparentemente calmada y reflexiva, esconde mucho más de lo que parece a simple vista.

Es justamente Ramón, quien nos hace llegar a un clímax final en el que el secreto a voces que se llevaba cociendo a fuego lento durante toda la cinta, estalla de pronto de forma insólita y sorprendente.

Este final que nadie espera actúa a su vez haciéndonos abandonar la comedia en la que nos habíamos vistos inmersos para abordar un drama inesperado de rabiosa actualidad. Conectando así la historia con otro tipo de trama. ‘’El plan’’ es un claro ejemplo de buen cine.

Porque para hacer cine de calidad no se necesita mucho espacio o un gran grupo de actores. Basta con tener una buena historia, un buen elenco para desarrollarla y una duración acertada. El formato de una hora y diecinueve minutos funciona a la perfección, ya que no le sobra ni un solo minuto de relleno y la cinta no llega a resultar pesada en ningún momento del visualizado. Ya lo dice el refrán. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Y Polo Menárguez con humildad y acierto nos ha demostrado que no se escucha al que grita más alto, sino al que tiene un mensaje interesante que contarnos. No me cabe duda de que se convertirá en un director al que se debe seguir muy de cerca de ahora en adelante.