El Gobierno volvió a ser criticado por el empresariado. Si ya la relación es tirante por el debate sobre la reducción de la jornada laboral, donde la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC) manifestó sus reparos y anunció que preparará una contrapropuesta, hoy las críticas vienen de otro sector.

En concreto, del presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Ricardo Ariztía, quien criticó al Gobierno por no decretar emergencia agrícola antes en las zonas afectada por la sequía, como la región de Coquimbo, Valparaíso y O’Higgins, además de 17 comunas rurales de la Metropolitana.

Si bien esa emergencia se decretó esta semana, para Ariztía esto no fue suficiente, ya que “no es habitual que haya que echar mano a declarar zona de emergencia en el mes de agosto o septiembre”.

Para el presidente de la SNA, la decisión del Gobierno, según indicó a Radio Cooperativa, se tuvo que tomar en “enero, febrero, marzo, abril. Estamos en una situación demasiado compleja: Sin nieve en la cordillera, claramente habrá una disminución de agua importante, se están tomando las medidas iniciándose los riegos de una manera de acumular agua en los suelos”.

“Hay toda una presión generalizada de tratar de ver de qué manera contribuir a paliar los efectos de algo que no es habitual dentro de todo lo que tuvimos, de los pronósticos de precipitaciones, que tampoco se dieron. Así que hay mucha incertidumbre en esto y recién estamos iniciando la temporada”, explicó.

Respecto a la situación, Ariztía detalló que la mortandad de animales producto de la sequía es dramática: “Simplemente no tienen agua ni forraje. Es una realidad que la estamos viviendo día a día”, además, agregó que “hay mucho ganado que prácticamente no tiene solución. Ya no hay forma de trasladarlo porque se esperó mucho tiempo por la posibilidad de que cayera unas lluvias que no cayeron y que ahora no resisten ni siquiera el traslado en camiones”.

“Hemos actuado rápido”

Sin embargo, desde el Gobierno rechazan las críticas del presidente de la SNA, Ricardo Ariztía, ya que según el ministro de Agricultura, Antonio Walker, “hemos actuado rápido y muy en terreno, pero estamos frente a un problema muy serio y bien estructural”, como aseguró en Radio Duna.

El secretario de Estado afirmó que para enfrentar la sequía que principalmente ha sido causado por el cambio climático aseveró que “en el largo plazo tenemos un programa de construcción de 26 embalses, que cuesta US$6 mil millones, estamos preocupados de acelerar la tecnificación del riego de la agricultura y la infiltración de acuíferos”.

 

Ir a la fuente
Author: El Mostrador Mercados