La Consejería presenta el borrador de la orden reguladora y abre un periodo para recibir las aportaciones de los miembros de la Mesa de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha presentado hoy ante la Mesa de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales el primer borrador de orden con la que el Gobierno regional pretende regular las quemas controladas y prescritas en los montes de Cantabria.

Se trata de un documento que Blanco, quien ha estado acompañado por el director general de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, Antonio Lucio, quiere aprobar a lo largo de este año para que «este plenamente operativo» en 2021 y que Cantabria cuente con un nuevo procedimiento para autorizar y ejecutar «de manera eficiente» este tipo de quemas, que esté dotado de plena seguridad jurídica y se ajuste a los criterios que aseguren que «esas quemas cumplen su objetivo sin menoscabo de las imprescindibles condiciones de seguridad y de mínima afección al medio».

«Queremos incidir en actuaciones de prevención porque, sin duda, ahí está la clave para afrontar el problema que generan los incendios forestales en Cantabria», ha subrayado el consejero, quien ha defendido la combinación de la eficiencia en la extinción de los incendios provocados con la obligación de afrontar el conflicto de forma integral, tal y como marca el Plan Estratégico de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales en Cantabria.

En este sentido, ha recordado que las quemas controladas «no son otra cosa que una herramienta más» dentro de las 77 acciones que contempla el Plan, que contempla, entre otras medidas de prevención, los acuerdos de gestión del monte entre entidades propietarias, «interesados en el aprovechamiento de los recursos que ofrece», y el Gobierno de Cantabria, «para definir las medidas necesarias para la gestión de la vegetación en zonas adecuadas para el ganado en extensivo».

Una vez presentado este primer borrador, los participantes en la Mesa de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales podrán aportar propuestas o consideraciones para incluirlos en el proyecto definitivo de la norma.

Además, el Gobierno va a iniciar, de manera paralela, en los próximos días el trámite de consulta pública, con el fin de convocar en octubre una nueva reunión de la Mesa para dar a conocer el texto con el que se iniciará el procedimiento de audiencia e información pública, así como para recabar el pronunciamiento formal de la Mesa sobre el mismo.

El borrador para regular las quemas autorizadas en terreno rústico presentado por la Consejería plantea, entre otras novedades, la distinción entre tipos de quemas forestales; los criterios de proximidad y la distancia a partir de la cual será necesario contar con una autorización para proceder a la quema; los criterios de buenas prácticas que se han de seguir; la agilización de los trámites administrativos para los ciudadanos, y la ampliación de la franja horaria para poder realizar este tipo de prácticas.

También propone medidas de asesoramiento y formación para ganaderos y agricultores a la hora de realizar las quemas; labores de vigilancia por parte del personal de la Dirección General de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático; un registro de quemas, el seguimiento y evaluación para mejorar el sistema.

Balance de incendios forestales

La reunión también ha servido para informar de la campaña de incendios forestales de invierno-primavera, la de mayor riesgo del año, y el consejero ha destacado el importante trabajo realizado por los cerca de 400 miembros del Operativo durante la vigencia del estado de alarma por la pandemia del coronavirus, periodo en el que se han enfrentado a más de 250 incendios forestales provocados, además de colaborar en combatir la expansión del COVID-19 por la región, con la desinfección permanente de los espacios públicos más sensibles en más de 70 municipios rurales, superando las 300 intervenciones desde marzo hasta finales de mayo.

«Su trabajo durante las 24 horas de los 365 días del año merecía ese reconocimiento en cualquier caso, pero a veces tiene que ocurrir situaciones como la que estamos viviendo con esta pandemia para que el trabajo de muchos colectivos sea objeto de un especial homenaje», en alusión al acto de homenaje que el Gobierno de Cantabria realizó recientemente para reconocer la dedicación y el esfuerzo de los técnicos de guardia, emisoristas, agentes del Medio Natural, capataces y operarios de las cuadrillas forestales que integran el Operativo.

En lo que se refiere a la última campaña de incendios, entre enero y julio de este año, se produjeron en Cantabria 856 intervenciones del Operativo, de las que 543 fueron por incendios forestales, unas cifras similares a las del año pasado, a pesar de la vigencia del estado de alarma durante dos meses en este 2020.

En cuanto a la superficie quemada, ha sido mucho menor que el año pasado, menos de la mitad, como consecuencia de las mejores condiciones meteorológicas experimentadas en este primer semestre de 2020, en el que el personal del Operativo no ha sufrido ningún daño como consecuencia de los incendios forestales ni se ha detectado ningún positivo por COVID-19 entre la plantilla como consecuencia de su actividad laboral.

Por zonas, como viene siendo habitual en los últimos años, el 70% de los incendios forestales se han concentrado en las comarcas del Nansa, Cabuérniga, Besaya, Pas y Pisueña-Miera. Mientras, la superficie quemada se ha concentrado en cinco comarcas, ya que más del 70% se ha registrado en las comarcas del Nansa, Cabuérniga, Pas y Pisueña-Miera.

El balance concluye con las denuncias registradas por incendios forestales, que se han elevado a un total de cinco con autor identificado que se han puesto a disposición de la Fiscalía de Cantabria.

Medios humanos y materiales

Por su parte, el director general de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, Antonio Lucio, ha repasado el estado actual de los medios humanos y materiales del Operativo y los compromisos adquiridos en 2016 con los representantes de los trabajadores de este Operativo que la Consejería ya ha cumplido.

Así, ha destacado que el compromiso del pago de las guardias a los agentes del Medio Natural y a los miembros de las cuadrillas forestales, así como de la cobertura de plazas de técnicos y administrativos «están cumplidos al 100%».

En el caso de la cobertura de plazas vacantes de agentes y operarios, ha asegurado «está avanzando de forma muy importante en los últimos meses» y ha confiado en que el objetivo del 100% de cobertura en ambos colectivos esté logrado antes de que finalice este año.

En este sentido, ha recordado que esta semana se han incorporado tres nuevas cuadrillas forestales a las comarcas del Nansa, Pas y Asón, mientras que otras dos lo harán en los próximos meses a las comarcas de Liébana y Valderredible.

De igual forma, ha destacado las mejoradas experimentadas por los medios materiales del servicio, con la incorporación ya el pasado año de 7 nuevas autobombas, para contar actualmente con un total de 19, y la reciente integración en el Operativo de 36 nuevos vehículos todoterreno para los agentes y las nuevas cuadrillas.

A pesar de las mejoras experimentadas en aspectos tan «esenciales» como las comunicaciones o las naves forestales, el director general ha garantizado que el Gobierno de Cantabria va a seguir avanzando en la optimización del servicio y el Operativo «va a seguir siendo prioritario, incluso cuando las circunstancias presupuestarias sean adversas».

La reunión también ha contado, entre otros, con el subdirector de Medio Natural, Ángel Serdio, además de representantes de los diferentes agentes sociales implicados en la gestión, conservación y utilización de los montes de Cantabria.