El gobierno de Castrillón (IU, PSOE y Podemos) presentó ayer una propuesta fiscal para 2022 en la comisión municipal de Hacienda que no contempla la subida de ninguno de los impuestos más relevantes (IBI, IAE, licencias urbanísticas…) si bien prevé el encarecimiento del 3,3 por ciento de las tarifas de agua y alcantarillado, una actualización obligada para cumplir con los términos del contrato suscrito en su día con la empresa adjudicataria del servicio, Aqualia. “La subida del agua es inevitable porque viene predeterminada por contrato y ha de ser equivalente a la variación del IPC, que este año ha sido del 3,3 por ciento”, explicó la concejal de Hacienda, Montserrat Ruiz.
Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico