«Cuando llegamos, no sabíamos dónde dormir, por eso el jefe local nos permitió quedarnos», cuenta Tasseré Sawadogo. Antes de verse forzados a marcharse, Tasseré y su familia llevaban una vida tranquila en la localidad de Dablo, en el noroeste de Burkina Faso.
Ir a la fuente
Author: