El hombre detenido ayer por agredir a paraguazos a dos curas y un sacristán de la Catedral de Oviedo tras la misa porque no le quisieron dar la comunión en la boca continúa en los calabozos de la Policía Nacional y está previsto que mañana mismo pase a disposición judicial para someterse a juicio rápido.
Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico