El Colegio de Médicos de Cantabria apela a la responsabilidad individual y a la solidaridad para que no se repitan situaciones como las del pasado fin de semana

Tras el fin del estado de alarma muchas calles y plazas de la región se llenaron de gente sin medidas de prevención contra el covid

“Estamos en un momento en el que el sentido común, la solidaridad colectiva y responsabilidad individual tras el fin del estado de alarma son muy importantes para vencer la pandemia de covid-19”. Este es una de las reflexiones de la Junta Directiva del Colegio de Médicos de Cantabria que ha analizado algunas situaciones del pasado fin de semana en la región que no eran las más adecuadas para combatir el Covid, cuya incidencia no está aún en cifras que indiquen suficiente control epidemiológico con un número significativo de pacientes ingresados en las plantas y en las UCIs de los hospitales cántabros y una sobrecarga de trabajo en el sistema sanitario.

El COM Cantabria quiere transmitir que los médicos han apreciado una tendencia social de relajación de las medidas de precaución más elementales que producen una enorme preocupación en todos los profesionales sanitarios, por lo que hacen un llamamiento a los ciudadanos y apelan a su responsabilidad para combatir la pandemia, y añaden que el Estado de Alarma ha terminado pero no hemos llegado a alcanzar la inmunidad colectiva ni cifras bajas de incidencia, por lo que hay que continuar con las medidas de prevención adecuadas.

Esta es la razón por la que el COM Cantabria recuerda algunas de las medidas más importantes que los ciudadanos deben tomar:

  1. El lavado de manos y uso de mascarillas debe ser constante.
  1. Las reuniones familiares y sociales en espacios cerrados entre no convivientes, sobre todo comidas y cenas en domicilios particulares donde es más habitual obviar la mascarilla y la distancia individual, son la actividad de mayor riesgo y deben evitarse. Hay que trasladar al máximo las actividades sociales a los exteriores.
  1. No son aceptables las aglomeraciones colectivas, como los botellones o fiestas masivas, en las que se abandonan las medidas de protección básica, sobre todo cuando coinciden con consumo de alcohol y pueden convertirse en eventos de “supercontagio”.
  1. Hay que tener en cuenta que ahora es más importante que nunca, con un número de nuevos casos asumible, un rastreo intensivo y un control estricto de los contactos estrechos que deben estar aislados el tiempo necesario.
  1. Para reforzar la seguridad de la necesaria reactivación económica en los sectores de la hostelería y el comercio, es imprescindible desarrollar prácticas normativizadas de ventilación y control de la salubridad del aire en los espacios cerrados.