Una carta de protesta del capitán del buque italiano Mare Doricum -que descargaba petróleo brasileño para una refinería operada por Repsol- ha documentado nueve fallos en los que incurrió la empresa de hidrocarburos tras el derrame de crudo del sábado 15 que ha contaminado al menos 21 playas en las regiones de Lima y Callao y dos áreas naturales protegidas. El desastre ambiental ha dejado sin empleo a más de 3.000 pescadores y a miles de comerciantes que daban servicios a bañistas y turistas. La devastación avanza hace 11 días por el mar con rumbo norte, pero podría empeorar. La noche del martes, la Marina y el ente de fiscalización ambiental informaron de un segundo derrame en la misma infraestructura submarina de descarga en la región Callao (costa central), perteneciente a Repsol, de ocho barriles de crudo.

Seguir leyendo

Ir a la fuente
Author: Jacqueline Fowks

Powered by WPeMatico