Así lo ha señalado el concejal de Medio Ambiente y Movilidad en el Ayuntamiento de Gijón, Aurelio Martín, en la presentación, en el equipamiento verde, del programa de actividades del último trimestre del año del Botánico, que enlaza con el cambio de modelo de gestión y enfoque del mismo.

Bajo el nombre de ‘Otoño en el Botánico’, el programa de actividades se inspira en el modelo de los jardines botánicos del Reino Unido.

Martín ha apuntado que se pasa de un modelo de programación vinculada a fechas y eventos concretos, a uno en el que todos los sábados y domingos habrá una propuesta diferente para favorecer el acercamiento de la ciudadanía al Botánico.

En concreto, a lo largo de estos fines de semana se desarrollarán hasta 35 actividades diferentes, vinculadas a la Botánica, la diversidad vegetal y la Naturaleza en general.

Descubrir a los vencejos, aprender sobre la huerta en otoño, trasplante de plantas suculentas y bulbos de primavera, componer adornos vegetales y de flores o cocinar con calabazas, son algunas de las propuestas.

También habrá espacio en noviembre para el dibujo y el arte creativo, un mercado botánico y talleres infantiles sobre las verduras y los hongos. En diciembre, además, habrá talleres sobre plantas de interior, el botiquín del jardín o arte floral japonés. Toda la información sobre los talleres y los plazos de inscripción puede consultarse en la página Web del Botánico.

Al margen de todo esto, Martín ha adelantado que habrá dos actividades singulares vinculadas al Samaín y la Semana de la Ciencia, ambas en noviembre.

Además, el Botánico ha ofertado dos actividades de educación ambiental a los centros educativos dirigidas al alumnado desde Infantil a Bachillerato y Formación Profesional. El objetivo es llegar a 120 grupos y 2.500 alumnos.

Martín ha defendido que lo que se presenta en este día es una programación para el último trimestre «variada, original y que encaja y responde perfectamente a los objetivos de un equipamiento singular como es el Jardín Botánico de Gijón», ha destacado.

Por otro lado, ha resaltado los datos de la programación veraniega del Botánico en los meses de julio y agosto, tanto en la calidad de las actividades como en el modelo de colaboración establecido con Divertia.

En esos dos meses, el Botánico recibió la visita de 34.498 personas, según el concejal, siendo Noches Mágicas y Nocturnia las de mayor ocupación, por debajo de los 37.695 de 2019, en el periodo prepandémico.

Martín ha matizado que estas actividades tuvieron limitación de público por la pandemia de la COVID-19, por lo que cree que la recuperación de asistente ha sido «notable».

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (20M EP)

Powered by WPeMatico