Dos sentencias del TSJC dan la razón a las gerocultoras de La Hoz de Quejo, que no están obligadas a preparar la medicación de los residentes

Ir a la fuente
Author: