Las políticas antiinmigrantes y la promoción del supremacismo blanco marcan la agenda del actual presidente de EE.UU.

Cuando la carrera electoral entra en su recta final, el Gobierno de los Estados Unidos inició una campaña de búsqueda de indocumentados en Estados péndulo, como Pensilvania y California. Con esta estrategia, el presidente Donald Trump busca reforzar la línea dura que ha caracterizado su política migratoria.

Durante la administración del actual ocupante de la Oficina Oval, se han masificado las violaciones de los Derechos Humanos en los Centros de Detención para indocumentados en EE.UU. Separaciones forzadas y hasta fallecimientos de menores de edad, han sido denunciadas incluso por miembros del stablisment político estadounidense.

Esta estrategia busca consolidar el apoyo de los supremacistas blancos, a los que Trump ha reconocido en reiteradas ocasiones durante su mandato.

 

Recogido en https://www.telesurtv.net/