La vicepresidenta y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social ha defendido la apuesta por valores como “la libertad, la justicia, la tolerancia y el pluralismo y respeto al que piensa de manera diferente”, en el transcurso del acto de homenaje a las víctimas del franquismo de la comunidad autónoma, coincidiendo con el Día de la No Violencia. La sede de la Biblioteca Central acoge desde hoy una lápida en memoria de las víctimas del franquismo en CantabriaLa sede de la Biblioteca Central y Archivo Histórico, ubicada en el antiguo edificio de Tabacalera de la calle Ruiz de Alda de Santander, acoge, desde hoy, una lápida de piedra en memoria de las víctimas del franquismo en Cantabria, convirtiéndose de este modo en ‘Sitio de Memoria Histórica”

Según Díaz Tezanos, esta iniciativa es un “acto de reconciliación que sólo puede tener un camino: la verdad, la justicia y la reparación a las víctimas”. En ese sentido, ha subrayado el acierto en la elección de este lugar para albergar esta placa, ya que la  Declaración del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas establece que es preciso considerar un cuarto objetivo que son las “garantías que hagan imposible la repetición de los hechos que causaron las víctimas”. Para la vicepresidenta estas garantías han de ser “mentales” y provenir de actuaciones culturales y educativas de los ciudadanos, por lo que ha aplaudido la elección de este edificio que alberga la Biblioteca Central de Cantabria  y el Archivo Histórico Provincial.

“Colocamos una piedra para que perdure en la mente de las nuevas generaciones y que esta losa entierre el enfrentamiento entre españoles y sirva para reparar el olvido, la injusticia y un silencio”, ha añadido.

De esta manera, la Consejería de Educación, Cultura y Deporte ha dado respuesta a la demanda realizada en diciembre de 2015 por 13 organizaciones como el PSOE (Grupo Regional de Memoria Histórica), IU, UGT, CC.OO, CNT, Partido Comunista, Asociación Héroes de la República y la Libertad, Asociación Archivo Guerra y Exilio (AGE) y grupos republicanos de que el edificio de la Biblioteca Central se distinguiera como lugar de memoria histórica, a través de una placa en honor de las víctimas del franquismo en la ciudad y en la comunidad autónoma.

En su intervención la vicepresidenta ha recordado que durante las tres primeras décadas del siglo pasado este edificio fue un almacén de  industrial de tabacos, y a partir del verano  del año 1937 pasó a ser un “almacén insalubre de seres humanos de presos políticos”. Además ha recordado que la palabra “Tabacalera” ha funcionado en el imaginario de colectivo de Cantabria como “sinónimo del dolor”.

Se trata de un espacio en el que  “hombres y mujeres que defendieron un gobierno democráticamente constituido y unos derechos felizmente amparados hoy por nuestra Constitución”, ha apuntado.

Asimismo, la vicepresidenta ha reseñado que, ya hace muchos años, que los españoles “renunciamos a la venganza y  consolidamos un régimen de libertades que hay que preservar porque en este mundo convulso nada está garantizado”. Además, ha puesto de relieve, que aunque el camino de la paz es un camino largo, comienza por el primer paso y “cada uno de nosotros podemos dar el primer paso.

Por este motivo ha apuntado que los que ejercen responsabilidades políticas tienen la obligación de que “las ciudades sean educativas y educadoras”, y mediante esta placa que hoy se descubre, se recuerda a la ciudadanía “unos hechos que nunca debieron de producirse”.

Díaz Tezanos ha finalizado recordando una frase, que pronunció el ex ministro de Educación, Ángel Gabilondo, durante la celebración la pasada semana del Día del Docente y que señalaba que “el mejor remedio contra la miseria y la ignorancia es la cultura y la educación”.

El acto de inauguración, se ha realizado hoy coincidiendo con el Día Internacional de la No Violencia, y han asistido además de la vicepresidenta del Gobierno, Eva Díaz Tezanos; el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz; el consejero de Economía y Hacienda, Juan José Sota; la vicepresidenta del Parlamento regional, Dolores Gorostiaga, así como representantes de las organizaciones, partidos y sindicatos impulsores de esta iniciativa y numerosos ciudadanos que han acudido hoy al llamamiento realizado por los portavoces de estos colectivos.

La Biblioteca Central de Cantabria, antigua sede de Tabacalera, albergó una de las principales cárceles franquistas tras la Guerra Civil y pasará ahora a ser también sitio de la Memoria Histórica.

ESCUCHA AQUÍ LA RADIO DE SANTIAGO DE CUBA