En la actualidad, la Diabetes Mellitus (DM) es una de las enfermedades con mayor impacto tanto social como económico, no solo por su alta prevalencia, sino también por las complicaciones y la elevada tasa de mortalidad que produce. Se estima que aproximadamente un 6,2% de la población la padece.

Esta enfermedad se produce cuando el páncreas no puede fabricar insulina suficiente o cuando ésta no logra actuar en el organismo porque las células del mismo no responden a su estímulo.

Entre los factores de riesgo más importantes destacan:

  • La edad
  • La obesidad
  • Antecedentes familiares de DM

Existen dos tipos principales de diabetes:

  • DM tipo I: frecuentemente se diagnostica antes de los 35 años, pero puede aparecer a cualquier eda Este tipo de DM se caracteriza porque las células del páncreas encargadas de producir la insulina se destruyen, dejando así de generarla. Su inicio suele ser brusco.
  • DM tipo II: suele aparecer por encima de los 40 años y se produce por una progresiva resistencia de las células a la acción de la insulina.

¿Por  qué  es  la  diabetes  un  factor  de  riesgo  cardiovascular  tan importante?

Tanto si la insulina que produce el organismo no es suficiente como si existe una resistencia por parte del mismo a su acción, la glucosa se acumula en la sangre, dañando así los vasos sanguíneos y aumentando el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular (angina o infarto).

¿Cómo se diagnostica la diabetes?

La elevación de los niveles de azúcar en sangre (hiperglucemia) es la responsable directa de la aparición de los primeros síntomas de la diabetes. Conocerlos es de vital importancia para acelerar su diagnóstico:

  • Necesidad de orinar frecuentemente (poliuria).
  • Sed continua (polidipsia).
  • Hambre (polifagia)
  • Debilidad, pérdida de peso y/o molestias digestiva

Actualmente, existen cuatro formas de diagnosticar esta enfermedad:

  • Aparición de síntomas de hiperglucemia y una analítica con niveles de glucosa superiores a 200 mg/dl.
  • Analítica en ayunas con valores de glucosa superiores a 126 mg/dl.
  • Test de sobrecarga oral de glucosa: consiste en tomar 75 gr de glucosa diluida en agua y medir la glucemia dos horas después, comparando los resultados con los obtenidos antes de la prueba.
  • Hemoglobina glicosilada (Hb1Ac) igual o superior a 6,5%. Esta analítica nos informa de cómo han oscilado los niveles de glucosa en sangre en los últimos tres meses.

¿Cuál es el nivel de glucosa normal?

A lo largo del día existen elevaciones en el nivel de glucosa en sangre, y aunque esta no alcanza el mínimo para considerar que la persona en cuestión sufre diabetes tampoco puede considerarse no diabético. Estas personas pertenecen a un grupo de alto riesgo de diabetes (prediabetes). Los criterios para incluirse en este grupo son:

  • Niveles de glucosa en ayunas entre 100-125 mg/dl.
  • Dos horas después del test de sobrecarga oral los niveles de glucosa se encuentran entre 140-199 mg/dl.
  • Niveles de hemoglobina glicosilada entre 5,5-6,4%.

¿Qué grupo de población tiene más riesgo de padecer esta enfermedad?

Se suele realizar un estudio de búsqueda de diabetes en adultos cuyo índice de masa corporal es superior a 25 kg/m2 y posean alguno de los factores de riesgo siguientes:

  • Sedentarismo
  • Antecedentes familiares de diabetes mellitus
  • Hipertensos
  • Alteraciones en el colesterol
  • Antecedentes de enfermedad cardiovascular

¿Cómo prevenir el riesgo cardiovascular en una persona diabética?

  • Controlar los demás factores de riesgo: hipertensión, tabaquismo, colesterol, etc.
  • Practicar actividad física de forma regular.
  • Buen control de los niveles de glucosa en sangre
  • Buen nivel de tensión arterial

¿En que se basa el tratamiento de esta enfermedad?

En la DM I, el tratamiento consiste principalmente en la administración de insulina durante prácticamente toda la vida, ya que se intuye que este tipo de diabetes tiene un alto componente genético.

Por otra parte, las armas principales para el tratamiento de la DM tipo II suelen ser la dieta y el ejercicio. Si con esto no fuese suficiente, es posible que se requiera el tratamiento combinado con antidiabéticos orales, y si aun así no basta, será necesario añadir insulina.

En conclusión, la diabetes mellitus es una enfermedad muy compleja que requiere de diagnostico y tratamiento multidisciplinar, y aunque en la actualidad no existe cura para la misma, esta demostrado que llevando un estilo de vida saludable, (combinando dieta y ejercicio) se reduce la aparición de los síntomas y de las múltiples complicaciones que de ella puedan derivar.