Libia ha sido históricamente un país de inmigrantes. Atraidos por unas oportunidades de empleo que superaban con creces a las de otros países africanos, miles de personas se aventuraron en busca de una nueva vida que no necesariamente ha sido fácil, a tenor de lo que cuenta este colectivo ahora sobre situaciones de pobreza, inseguridad o falta de comida.
Ir a la fuente
Author: