Con la nueva popularidad que ha tenido la enseñanza online, se suele hablar de las ventajas que ofrece por su inmediatez y practicidad. Sin embargo, no todo es tan bueno como lo pintan.

Para empezar, al recibir la clase por internet, no hay interacción entre los niños, lo cual impide el desarrollo de sus habilidades sociales. Aunado al hecho de que los hace sentir bien compartir con amigos. Recordemos que a todo ser humano le gusta compartir con los demás. Por más tímido que sea, en algún momento va a querer hablar con otra persona.

Aparte del factor social, también deben quedarse en el mismo sitio donde viven para recibir la clase. Tal vez vayan a casa de algún familiar, pero a final de cuentas es más de los mismo. En otras palabras, no tienen la oportunidad de visitar un lugar nuevo, como la escuela.

Aún más importante es la relación profesor-alumno. Debido a que no existe un contacto directo en persona, cuesta mucho generar empatía entre ambas partes. El vínculo que se crea de forma virtual no es igual a cuando se conoce a alguien en persona. Cabe señalar que el docente es la persona que representa un modelo a seguir para el estudiante.

En el siguiente artículo, es posible leer las características de esa relación, aparte de los beneficios que ofrece en el sentido didáctico. Por nombrar una ventaja: motiva al alumno a aprender cada día más.

Ahora bien, si usted ya no está en edad escolar, es libre de hacer con su tiempo lo que mejor le parezca. Tiene la opción de entrar a casino.netbet.com.mx para divertirse un rato.

Desde el punto de vista de los representantes del estudiante, tal vez resulte más agotador cuidar a sus hijos, cuando antes solo los dejaban en la escuela. Ahora deben atenderlos en la casa, y hacer tiempo entre las obligaciones del trabajo. Aparte de que necesitan conocer un poco de informática para instalar los programas, conectar el micrófono, los audífonos, etc.

Si hubiera que rescatar algo de las clases online, es que fomenta el desarrollo de la autonomía del estudiante. Debe encargarse de cumplir con sus deberes escolares, con los recursos que tenga a la mano. El profesor solo se va a conectar a determinadas horas, así que no podrá tenerlo disponible toda la mañana o tarde.

Cabe acotar que el maestro representa todo lo que el estudiante puede llegar a ser, en materia de conocimientos. En otras palabras, el alumno tiene el potencial de aprender todo lo que el profesor ya sabe.

Asimismo, las dinámicas del aula presencial no son las mismas que se llevan a cabo por internet. En un salón se puede hacer juegos con objetos, competencias físicas, grupos, etc. A diferencia de las actividades que se realizan de forma virtual, que se ven limitadas por la distancia.

Para finalizar, hay que mencionar que es muy posible que se popularicen más las clases online. Diversas compañías han sacado software que se cotiza muy bien en el mercado. Incluso han alcanzado records de descargas en este año 2020.