“No te levantas de la mesa hasta que te lo termines todo, que en esta casa no se tira nada”. Esta frase, que hace regresar a muchos a su infancia, no es tan cierta como nos hacían creer. El desperdicio de alimentos en España vuelve a estar de actualidad este lunes, con la aprobación por parte del Consejo de Ministros del proyecto de ley de prevención de las pérdidas y el desperdicio alimentario, para tratar de combatir las preocupantes cifras.

Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, solo en 2020 se desperdiciaron 1.363 millones de kilos de comida, lo que significa que cada español tira 31 kilos de comida a la basura al año, de los que 1.038 millones fueron productos sin utilizar y 324 millones alimentos ya preparados,

Si comparamos las cifras con las de 2019, cuando se tiraron 1.352 millones de kilos de alimentos y ocho de cada diez hogares españoles tiraron productos tal y como los compraron, se puede observar que un año más se aumenta el desperdicio, lo que demuestra que los españoles continúan sin gestionar bien la compra y el uso de alimentos.

Por todo ello, el Consejo de Ministros ha aprobado este lunes un proyecto de ley de prevención de las pérdidas y el desperdicio alimentario, que recoge obligaciones para todos los eslabones de la cadena, desde la producción primaria hasta el consumo.

Hasta 650 millones de kilos de alimentos se desperdiciaron entre primavera y verano de 2020 en España, según cifras del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación a partir de 8.000 cuestionarios al año a 12.000 hogares y análisis de compras para el hogar.

El tipo de alimento que más se desperdició en España en 2020 fue la Fruta, con 333 millones tirados a la basura. Le sigue la verdura y hortalizas, cuyo desperdicio fue de 141,2 millones y el pan fresco, con cerca de 50 millones de kilos.

Otros alimentos que los españoles desperdician en grandes cantidades en todas las temporadas analizadas por el Ministerio de Agricultura son la leche líquida, lácteos, Sopas, cremas, caldos, embutidos y carnes.

Por otro lado, solo se incrementó el desperdicio alimentario de 2019 a 2020 en la pasta (17,3% más), cubitos y sazonadores (17,27%), frutos secos (1,03%) y chocolate y turrón (0,23%). Las mayores reducciones fueron en cafés e infusiones (-37,98%), miel (-31,91%) y aceite (-30,47%).

La franja de edad entre 50 y 64 años es donde se concentra el mayor porcentaje de productos alimentarios desperdiciados cada temporada, seguido del grupo de 35 a 49 años. Después van los mayores de 65 años y por último, la franja de personas que menos desperdician alimentos están los menores de 35 años.

Además, los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación también ofrecen datos sobre el tipo de hogar, donde los jóvenes independizados son los que menos comida desperdician.

Por último, dentro del perfil socioeconómico, las clases medias son las que concentran el mayor porcentaje de desperdicio alimentario en España.

Según el Ministerio, durante el año 2020 hubo un mejor aprovechamiento de los alimentos y bebidas por parte de los hogares que desperdician (75,3% vs 79,1%) pero no en el volumen de desperdicio generado, que aumentó un 0,8%.

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (C. P. / Agencias)

Powered by WPeMatico