Según ha tenido conocimiento ARCA, la empresa Aqualia mantiene una fuga permanente de agua potable en el subsuelo de su depósito de Pronillo en Santander, pudiendo observarse esta bajo el enrejado situado en una acera.

En una época en la que el agua es cada vez más valorada por ser un recurso escaso,  limitado y clave para la vida, y la planificación sostenible del territorio, el urbanismo y la economía, la empresa Aqualia la derrocha en sus propias instalaciones.

Cabe recordar que el anterior Plan General de Ordenación Urbana de Santander del 2.012 fue anulado por el Tribunal Supremo por no estar garantizado el suministro de agua. Entendemos que fugas  como la que Aqualia está manteniendo en  Pronillo, vienen a aumentar la incertidumbre e inseguridad en el ya cuestionado y polémico suministro de agua a la ciudad de Santander.

Ante estos hechos, hacemos un llamamiento a las distintas fuerzas políticas que se presentan a las próximas elecciones municipales, para que revisen, analicen y cuestionen la conveniencia para la ciudad de Santander de que la empresa Aqualia siga aplicando su peculiar política de derroche de agua, como ocurre en el hecho que ahora denunciamos.