La Policía Nacional detiene al autor de un delito de malos tratos y tenencia ilícita de armas

El detenido amenazó a su progenitor y a la novia de éste con una pistola

Agentes de la Policía Nacional detuvieron ayer día 18 de julio a un varón, J.C.H.J., de 36 años por un presunto delito de malos tratos y tenencia ilícita de armas

Los hechos ocurrieron en la mañana del pasado jueves 18 de julio, cuando se recibió una llamada en el CIMACC(Servicio del 091), a las 10 horas, de un ciudadano informando de que se estaba produciendo una fuerte discusión en un domicilio de la calle Colombia, en Santander.

Cuando los agentes del Grupo de Atención al Ciudadano (G.A.C.), llegaron al lugar, es el posteriormente detenido quien les abre la puerta y les explica que ha discutido con su padre, versión que se corrobora al entrevistarse con el progenitor y la novia de éste que se encontraba allí, no observando ninguna lesión, por lo cual los agentes abandonan el lugar.

No obstante, a las 12 horas se recibe nueva llamada en el CIMACC, esta vez de la novia del padre del detenido, informando de que tanto ella como el padre han tenido que abandonar el domicilio tras una segunda discusión con J.C.H.J. Según relataron a los agentes, el motivo fue que éste empuñaba una pistola, real según la mujer, amenazándoles con matarles si no abandonaban el piso, llegando a salir a la vía pública con la referida arma en la mano.

Personadas varias dotaciones policiales, observan a través de la ventana del domicilio al detenido sentado en el sofá de una de las estancias en actitud nerviosa con una caja metálica a su lado. A través de la ventana los agentes instan al presentado para que se ponga de pie, abra la puerta del domicilio y salga al portal, colaborando con tal fin. Una vez en el portal, se le cachea y asegura en prevención de que pudiera portar el arma. Se procede a su detención, informándole de los derechos que le asisten. Seguidamente, los agentes acompañados de la mujer, acceden al domicilio y recogen el arma, que se encontraba sobre una estantería perfectamente visible, al lado del sofá donde estaba el detenido cuando fue interpelado por los agentes.

El arma se encontraba en disposición de hacer fuego, con cartucho introducido en recámara y cargador en su alojamiento. En la caja metálica se encontraron once cartuchos sueltos.