El Grupo Regionalista en el Ayuntamiento de Santander planteará en el próximo pleno municipal la creación de la figura del defensor del vecino para garantizar la protección de los derechos de los ciudadanos en las desavenencias que pudieran surgir con la Administración local, y canalizar formal y distendidamente sus quejas ante instancias municipales.

Según los regionalistas, con esta nueva figura el Ayuntamiento daría «un paso más» en las políticas de participación y velaría por los derechos de la ciudadanía ante las actuaciones de la Administración local y las entidades que dependen de ella.

Para el portavoz regionalista, José María Fuentes Pila, este órgano supone «un elemento de madurez democrática, de control y supervisión» de las administraciones locales garantizando, de facto, la defensa de los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos.

«Consideramos que es una clara apuesta por hacer del Ayuntamiento de Santander una institución más cercana a la ciudadanía, un paso más en las políticas de transparencia y participación ciudadana», ha enfatizado.

El regionalista ha explicado que con la puesta en marcha de este órgano se incrementarían los instrumentos de participación ciudadana, «permitiendo atender las quejas vecinales y exigiendo las responsabilidades oportunas, simplificando con ello trámites y resolviendo de forma inmediata las necesidades del día a día de los vecinos, a la vez que se complementa el sistema de protección de derechos y libertades reconocidos a la ciudadanía».

Para los regionalistas, el defensor del vecino debería ser un cargo honorífico no remunerado que además de atender y gestionar las quejas y reclamaciones haciendo un seguimiento de las mismas y de su grado de cumplimiento, también pueda actuar de oficio. «Se dotaría a la ciudadanía de un servicio público y gratuito para resolver sus dudas y preocupaciones de forma cercana y directa», ha señalado Fuentes Pila.