Gracias a todos y todas por acudir a esta rueda de prensa, y con el poco tiempo que lo hemos convocado en el día de hoy. Voy a tratar de explicar con claridad la realidad y la verdad, tras las publicaciones en un medio digital, de las que ustedes se han hecho eco en las últimas semanas.

Como comprenderán no es fácil. Nunca me había imaginado encontrarme en una situación como esta. Una situación de indefensión ante ataques a mi honor y a todos los aspectos de mi vida, tanto personal, política como profesionalmente.

La realidad es que nada ha cambiado desde el pasado 12 de diciembre, en el que ustedes me preguntaron por la primera de las publicaciones llevadas a cabo en este mes de diciembre.

Como les dije entonces, y reitero ahora, las informaciones aparecidas en los últimos tres meses respecto a mí en dicho medio son absolutamente falsas y demostraré, aquí y ante los Tribunales de Justicia, la realidad de los hechos con documentos y pruebas que no dejarán lugar a duda de lo que estoy afirmando.

Antes de comenzar quiero agradecerles su interés por conocer mi posición al respecto y señalarles, que a diferencia de otras veces, hoy no voy a poder responder a todas las preguntas que puedan surgirles porque, como también saben, hay una denuncia interpuesta en una comisaría, que ha recaído en un Juzgado de Instrucción de Santander, y por tanto, debo esperar a la evolución de dicho procedimiento para, en todo caso, estar a disposición de la Administración de Justicia si así se me requiere.

Aunque he de señalar que esta es la primera de las falsedades en que se ha incurrido por el medio de comunicación señalado y por algún otro que no ha dudado en denominarlo el “Caso Casares”. Cuando en realidad esa denuncia que se ha interpuesto en el Juzgado no va dirigida frente a mí, sino que únicamente se señala la posible falsificación de unas firmas sin que se me señale como responsable de dicho delito.

Ser prudente en este aspecto y esperar va a hacer, por tanto, que algunas preguntas que lógicamente puedan tener, hoy no pueda resolverlas.

En todo caso, serán ustedes, como siempre lo han sido, los primeros a los que explicaré y daré todos los detalles, cuando corresponda, cuando pueda hacerlo, de todo lo que se ha contado, de todo lo que se ha dicho, con el único objetivo de dañar mi imagen y mi honor con una de las cosas más importantes de mi vida y a la que he dedicado todo mi tiempo y mi esfuerzo.

Quienes me conocen, y ustedes lo son, saben que con 35 años, los últimos años he dedicado la mayor parte de mi tiempo a aprender y a seguir aprendiendo. Dedicándome a mis tres pasiones, la política, la economía y la universidad pública.

Y es por ello aún más grave y doloroso el ataque que se me está realizando desde hace 3 meses, cuando empezaron a publicarse informaciones erróneas y falsas con el ánimo de ensuciar y dañar mi imagen pública.

Por comenzar por el principio. El pasado 18 de septiembre se me acusó de enchufar a cuatro de los cinco profesores que formaron parte de mi tribunal de tesis doctoral, en el máster de Comercio, Transportes y Comunicaciones Internacionales, que actualmente dirijo en la universidad de Cantabria.

La palabra enchufar significa colocar a alguien en un puesto no teniendo méritos para ello, por amistad o por influencia política.

En este sentido hemos de partir de un punto fundamental y que habla bien de las claras del rigor informativo utilizado por este medio de comunicación, pues los cuatro miembros de ese máster que señala OK Diario diciendo que han sido enchufados por mí. Dan clases en ese máster desde años antes, algunos desde el año 2000, por tanto, mucho antes de que yo dirigiera el mismo, de que presentara mi tesis e incluso antes de que terminara la carrera.

Los profesores que imparten clases en el máster no tienen ningún tipo de vinculación laboral ni contractual con el programa. Los profesores del tribunal y que colaboran en el máster son personas de reconocido prestigio en el sector del transporte, el comercio y la economía.

En segundo lugar, no teniendo suficiente con mentir en este aspecto y titular la noticia con un supuesto enchufismo que podrían haber aclarado accediendo a documentos que son públicos, también ponen en duda, en la misma noticia, mi tesis doctoral.

Quiero señalar que mi tesis cumple con todos los requisitos legales para su presentación y defensa. El tribunal de aquella tesis doctoral compuesto por catedráticos y profesores titulares de universidad de reconocido prestigio, pertenecientes a las universidades de A Coruña, Cantabria y Valladolid. La de Teseo. Y puede ser consultada en la Biblioteca de la UC.

En cuanto al proceso por el que fui contratado. Y que también ponía en cuestión dicho medio, tengo que decir que la propia Universidad de Cantabria ya aseguró que el contrato que se me realizó en el año 2006 se ajusta a la normativa de la institución, regulada entonces por el Decreto 86/2005 del Gobierno de Cantabria y desarrollada internamente en la Normativa de Contratación Laboral aprobada por el Consejo de Gobierno en su sesión de 23 de septiembre de 2005. Informaciones que ya fueron desmentidas el 13 junio de 2006.

En cuarto lugar, en cuanto a otra de las informaciones publicadas, el 20 de septiembre, sobre el hecho de que el actual Delegado del Gobierno y secretario general del PSOE de Cantabria cursara el máster.

En este punto, tengo que decir que cursó el máster de comercio y transportes en el año académico 2007-2008, antes de que yo mismo fuese nombrado director, y en cualquier caso en ese momento Pablo Zuloaga no tenía cargo público ni institucional alguno. El alumno cumplió con todos los requisitos exigidos, presentación de trabajos, asistencia a clase, exámenes y presentación y defensa pública del proyecto fin de máster.

Quinto y por último, en cuanto a las informaciones publicadas en septiembre, en concreto a la contratación de una persona y la creación de un máster que la universidad eliminó tengo que destacar varios puntos.

El máster online en Logística y Gestión Medioambiental nunca se ha impartido en la UC y no forma parte de la oferta educativa de la institución, ni en el curso académico que acaba de finalizar ni en el presente curso 2018-19. Este máster únicamente formó parte de la oferta académica, como título propio, durante un curso académico, pero nunca llegó a realizarse ni a impartirse.

Por tanto, ningún profesor, director, coordinador impartió clases ni colaboró ni mantuvo relación laboral ni contractual con la Universidad de Cantabria, ni cobró cantidad económica alguna. El máster nunca ha estado financiado por instituciones públicas. Ni ha recibido subvenciones de ningún otro organismo, empresa o institución pública o privada.

Posteriormente a la publicación de todo esto, el pasado 12 de diciembre se publicó que había contratado a mi pareja en la universidad con firmas falsificadas. Como dije entonces y reitero ahora, la información publicada es falsa tanto desde el punto de vista personal como profesional. Y es en este punto en el que no puedo desarrollar, como les dije al comienzo, al haber una denuncia de estos hechos.

Únicamente quiero destacar que, en primer lugar, yo no realizo contratación alguna puesto que no depende de mí la contratación. Que el hecho de que Javier López obtuviera la mejor puntuación en dichas convocatorias obedece al hecho objetivo e indiscutible de que, de todos los presentados, era el único que cumplía los requisitos exigidos, requisitos además que son públicas y los habituales en este tipo de convocatorias en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.

No ha habido por tanto ni convocatoria a medida ni puntuación a medida, en contra de lo que quiere dar a entender el medio que lo ha publicado. Además se trata de contratos mensuales financiados por proyectos captados por la universidad, no con dinero público de la propia universidad como dice este medio “informativo”.

Como les he dicho antes, cuando pueda terminar de explicar todo este proceso y dar aún más detalles, explicaré, como he relatado ahora, toda la desinformación contra mi persona publicada desde septiembre por este medio.

Lo haré con el mismo sentido de la responsabilidad, con la misma ética y con el mismo compromiso con la verdad y la regeneración democrática con los que siempre he actuado en defensa del interés general. Y con los que siempre les he atendido a ustedes cuando así lo han requerido.

Eso sí, puedo decirles que lecciones de ética, de sentido de la responsabilidad, de honor y de compromiso con la verdad y la transparencia no me puede dar nadie. Pero mucho menos que nadie la actual alcaldesa de Santander, Gema Igual.

A quienes me han acusado de estar escondido, como ha hecho la señora Igual, mienten. Yo he seguido haciendo mi vida normal, tanto en el ámbito de la universidad como en el ámbito político en el ayuntamiento, sin renunciar a hacer nada que creyera que debía hacer y estando allí donde se ha requerido mí presencia.

Participando tanto en todos los órganos municipales en los que soy miembro, ya sean comisiones delegadas del Pleno, celebradas el pasado viernes 21 de diciembre, como en el Patronato de la Fundación Santander Creativa, como al lado de los trabajadores de Parques y Jardines para apoyar sus reivindicaciones, tanto el pasado 13 de diciembre como el viernes 21 de diciembre. Así como he continuado con mi campaña de escucha activa por todos los barrios de Santander, que emprendí, como saben, al inicio de la legislatura. O en la estrella de Tetuán a Okuda o en la Feria del producto de Cantabria o en la Junta de Portavoces que ha tenido lugar esta misma mañana. Nada de eso ha cambiado.

En cuanto a la comisión de investigación que ha solicitado el partido político Ciudadanos, mi respeto absoluto por su ansia de búsqueda de la verdad, pero como comprenderán poco que decir, después de compartir toda la legislatura con dos concejales de Ciudadanos, hoy tránsfugas, que han servido y sirven de muleta al Partido Popular en el ayuntamiento, dándole la mayoría absoluta que no les dieron las urnas. Venían a regenerar la vida pública, venían a cambiar las cosas, tanto en el ayuntamiento como en el Parlamento de Cantabria. Y no lo han hecho. Han degenerado a las instituciones. Así que, lecciones, ninguna.

Lo único que no he hecho estos días, y tampoco voy a hacer ahora, por responsabilidad, es hablar de una serie de publicaciones sobre unos hechos en base a los cuales se ha interpuesto una denuncia. Pero como les dije al inicio de mi intervención, mi posición no ha cambiado en ningún aspecto de lo que dije el primer día que me preguntaron, el pasado 12 de diciembre.

Si hago hoy estas declaraciones y no antes es sencilla y humildemente porque no he podido hacerlas antes. Es tan grande y furibundo, tan insidioso el ataque sobre mi persona y las mentiras vertidas sobre mi vida personal, profesional y política que he necesitado unos días para poder estar con ustedes hoy aquí.

Nunca he tenido miedo a nada ni nadie. Tengo la conciencia tranquila. Y sé que siempre he actuado, tanto en mi vida política, como en mi actividad profesional como profesor, con rigor, honestidad y honradez. Y es cómo voy a seguir haciéndolo.

Con el fin de acreditar todas las afirmaciones que he realizado y con la intención de situar la verdad en el lugar que le corresponde, salvaguardando así mi honor e integridad, les anuncio en el día de hoy que en los próximos días voy a iniciar acciones legales contra este medio de comunicación y contra quienes han contribuido a desprestigiarme y a infundir falsedades sobre mi vida personal, política y profesional.

Solicitaré, a través de los oportunos cauces legales, que se condene a los responsables de todas estas infamias a rectificar y a publicar una Sentencia que exprese que se ha vulnerado el derecho al honor y a la propia imagen de quien les habla a través de unas informaciones falsas y desajustadas a la realidad.

Para ello he estado preparando, en los últimos días, la demanda que se interpondrá en breve y de la que les daré cumplida cuenta de su presentación para que puedan hacerse eco de las afirmaciones y pruebas que sostienen las misma y que destierran cualquier atisbo de duda sobre mi persona, sobre mi partido y sobre la universidad pública, la Universidad de Cantabria.

Y les garantizo, desde hoy, que voy a tener la oportunidad de que se conozca la verdad.