ALERTA informa que el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) suspende de forma cautelar la resolución de la Consejería regional de Sanidad que fija el nivel 3 en 27 municipios de la comunidad, con lo que estima el recurso de los hosteleros al considerar que el daño de esa medida al sector es «indudable».

De nuevo la justicia desautoriza las decisiones de Miguel Rodríguez que se empeña en poner restricciones al acceso a locales de hostelería. Tras el nuevo varapalo recibido sobre las decisiones del Consejero de Sanidad, en contra incluso de la opinión del Presidente de Cantabria, ha llegado el momento de que Revilla se plantee proponer la renuncia voluntaria del Consejero o su cese.

En un auto, en el que se dan 3 días a la Consejería regional de Sanidad para alegar, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJC señala que por «razones de coherencia y seguridad jurídica» debe dar «la misma respuesta» al recurso de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Cantabria que ha dado hasta ahora en este sentido.

Los hosteleros recurrieron ayer, jueves, ante el TSJC el semáforo covid que acababa de entrar en vigor, al considerar que el modelo utilizado por Sanidad para fijar el nivel 3 (alto) de riesgo de contagio en Santander y otros 26 municipios cántabros (entre ellos los más turísticos), no valora variables como el incremento de población en verano.

El nivel 3 (alto) incluye, además de aforos reducidos, el cierre del interior de la hostelería, a la que se solo se puede acceder si se tiene el pasaporte covid, una medida que aprobó y aplicó Sanidad la semana pasada ante las quejas del sector.

En su resolución de este viernes, 6 de agosto, la Sala mantiene la «misma respuesta» que dio hace una semana y confirmó este pasado miércoles, «a la vista de las deficiencias alegadas, respecto de la forma de evaluar y clasificar los municipios y de fijar los niveles de alerta», añade.

También se refiere a los «evidentes perjuicios irreparables para las empresas dedicadas a la actividad objeto de la Asociación recurrente, daño indudable, personal y económico», que afirma que ha considerado «siempre notorio».

El auto de esta Sala del TSJC estima, además, la petición de la Asociación de Hostelería de habilitar los días que sean necesarios del mes de agosto para finalizar el incidente de la medida cautelar, porque señala que hay «perjuicios que la demora hasta septiembre» pueden ocasionar a las empresas del sector.