Se cumplen 70 años de una de las reuniones mas famosas en la historia de la mafia

The MOB Museum (1) – 29 de septiembre de 2016 – Por Scott M. Deitche (2)

lucky lucianoLucky Luciano

Las reuniones de la mafia son eventos difíciles de organizar. Dejando a un lado la logística de viajes, las personalidades en conflicto, los problemas territoriales y la amenaza constante de la aplicación de la ley traen un conjunto único de desafíos. Debido a esos factores, las grandes reuniones de la mafia fueron bastante poco comunes en la historia del crimen organizado estadounidense. Sin embargo, cuando ocurrieron, fueron eventos de importancia histórica.

1 The MOB Museum – National Museum of Organized Crime & Law Enforcement – El museo nacional de delito organizado y aplicación de la ley.

2 Scott M. Deitche es autor de seis libros sobre crimen organizado. También ha escrito decenas de artículos sobre crimen organizado para revistas y periódicos locales y nacionales. Ha aparecido en Discovery Channel, History Channel, A&E, C-SPAN y en programas de radio y noticias nacionales y locales

3  El Sans Souci era un club nocturno dentro de un entorno natural y ubicado en las afueras a siete millas de La

Habana. Contaba con restaurante y shows nocturnos en el piso que atraían a un gran número de turistas. Sus mayores ganancias provenían de una sala de juegos que operaba ubicada en una pequeña sala contigua al Sans Souci que no se publicitaba ya que no existía licencia oficial para su explotación.

Una de las reuniones más grandes de la mafia no tuvo lugar en Nueva York o Chicago. Ni siquiera estaba en suelo estadounidense. Fue en Cuba y marcaría el rumbo de la próxima década de la nación insular, así como la evolución de la mafia en Estados Unidos. La mafia ya tenía tentáculos en Cuba a través de Meyer Lansky y la familia criminal de Tampa (primero bajo Ignazio Antinori, luego sus sucesores, Santo Trafficante Sr. y Jr.). Pero esta reunión llevaría esa influencia al siguiente nivel.

La Conferencia de La Habana de 1946 fue organizada por Charles “Lucky” Luciano y reunió a más de veinte mafiosos que representaban a familias criminales desde Nueva York a Nueva Orleans y desde Buffalo a Tampa. Luciano había llegado recientemente a Cuba desde Italia, vía América del Sur (Luciano fue deportado a Italia en febrero de 1946). Luciano quería abordar algunos problemas urgentes, así como mostrar a los mafiosos estadounidenses que, aunque estaba en el exilio, todavía ejercía un poder enorme.

El encuentro tuvo lugar la semana del 22 de diciembre de 1946, en el Hotel Nacional de Cuba, uno de los mejores hoteles de La Habana. Los asistentes fueron llevados con chofer por la ciudad durante el tiempo de inactividad a los diversos clubes nocturnos  y casinos. El menú del encuentro, según el autor Enrique Cirules en su libro La mafia en La Habana , incluía “enchiladas de cangrejo o caracol… guiso de tortuga, tortuga asada con limón y ajo, cangrejo de Cojimar, ostras de Sagua y pez espada a la parrilla”.

Hay informes contradictorios sobre lo que estaba exactamente en la agenda, pero está claro que la expansión de las operaciones de la mafia en Cuba estaba al frente y al centro. También se habló del comercio de heroína y cocaína de la mafia. Contrariamente a la percepción popular, la mafia estuvo muy involucrada en el tráfico de narcóticos, especialmente a principios y mediados del siglo XX. Cuba fue uno de los principales puntos de transferencia a varias ciudades portuarias estadounidenses controladas por la mafia.

Bugsy SiegelBugsy Siegel

Otro gran tema fue qué hacer con Las Vegas, específicamente Benjamin «Bugsy» Siegel y su Hotel Flamingo. Siegel había sido enviado a Las Vegas (vivía en Los Ángeles en ese momento) para supervisar la construcción del nuevo complejo. Cuando el presupuesto aumentó de $ 1 millón a $ 6 millones, algunos de sus compañeros mafiosos, incluidos sus amigos de la infancia Luciano, Frank Costello y Meyer Lansky, sospechaban que Siegel, junto con su amante, Virginia Hill, estaban saliendo de la cima. Según el también asistente Doc Stacher, Lansky defendió apasionadamente a Siegel en la reunión de La Habana y pidió que se le perdonara. (Fue un respiro temporal. La situación en Las Vegas continuó deteriorándose después de la apertura del Flamingo. Siegel fue baleado en su casa de Beverly Hills el 20 de junio de 1947).

La conferencia de La Habana terminó el 26 de diciembre de 1946. Allí explotó el papel de la mafia en Cuba. Gángsters de todo el país llegaron a la pequeña isla para administrar casinos y clubes nocturnos, y expandir sus imperios criminales. Luciano fue deportado de Cuba en 1947 luego de la presión del gobierno de Estados Unidos, pero Lansky siguió siendo una fuerza, al igual que el jefe de Tampa, Santo Trafficante Jr., entre otros sabios. Pero incluso esa fiesta no duró. El papel de la mafia en Cuba terminó el 1 de enero de 1959 con el derrocamiento de Fulgencio Batista y el ascenso de Fidel Castro.

Asistentes a la conferencia (según varias fuentes):

  • Tony «Joe Batters» Accardo – Chicago
  • Albert «el Sombrerero Loco, Gran Verdugo» Anastasia – Nueva York
  • Joseph Bonanno – Nueva York
  • Anthony «Little Augie Pisano» Carfano – Nueva York
  • Frank Costello – Nueva York
  • Moe Dalitz – Cleveland (más tarde de Las Vegas)
  • Giuseppe «Joe Adonis» Doto – Nueva York
  • Charles Fischetti – Chicago
  • Rocco Fischetti – Chicago
  • Vito Genovese – Nueva York
  • Phil «Dandy Phil» Kastel – Nueva Orleans
  • Meyer Lansky – Nueva York
  • Thomas «Three Fingers Brown» Lucchese – Nueva York
  • Charles «Lucky» Luciano – Nueva York / Italia
  • Stephano «The Undertaker» Maggadino – Buffalo
  • Giuseppe Magliocco – Nueva York
  • Carlos Marcello – Nueva Orleans
  • Mike Miranda – Nueva York
  • Willie Moretti – Nueva Jersey
  • Joe Profaci – Nueva York
  • Santo Trafficante Jr. – Tampa
  • Joseph «Doc» Stacher – Nueva Jersey / Las Vegas
  • Abner «Longy» Zwillman – Nueva Jersey (solo unas pocas fuentes mencionan su asistencia)