Concienciación y prevención de los factores de riesgo de la hepatitis C

Cantabria participará del 5 de noviembre al 10 de diciembre en la campaña de concienciación en hepatitis C ‘¿Eres Cris?’, dirigida a prevenir e informar sobre los factores de riesgo de esta enfermedad.

La consejera de Sanidad, María Luisa Real, ha explicado que su departamento apoya esta campaña porque comparte el objetivo de eliminar la hepatitis C de nuestro país en 2021, en línea con los objetivos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha fijado para los países desarrollados.

Promovida por la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas (AEHEV), la titular de Sanidad ha señalado que esta campaña anima a los ciudadanos a realizar el test de diagnóstico de la hepatitis C en el caso de haber estado expuestos a situaciones de riesgo para el contagio de la enfermedad.

En este sentido, ha destacado que en los últimos años la hepatitis C ha pasado de ser una enfermedad que tras su diagnóstico solo era posible tratar las complicaciones, a disponer en la actualidad de un efectivo tratamiento que consigue la curación en un altísimo porcentaje de pacientes.

Real ha hecho referencia a la apuesta de la Consejería de Sanidad para abordar la hepatitis C “como un grave problema de salud pública”, facilitando el acceso de todos los pacientes a los medicamentos disponibles a través de la correspondiente prescripción facultativa.

Gracias a esta medida, ha añadido, “en Cantabria todos los pacientes diagnosticados de hepatitis C y susceptibles de tratamiento ya han sido tratados”. En cifras, ha apuntado que se han tratado 1.215 personas, con un coste de 25 millones de euros.

En materia asistencial, ha resaltado que Cantabria está diseñando un ambicioso programa de cribado a través de un análisis de sangre para eliminar la hepatitis C en un plazo de tres años mediante el diagnóstico de aquellos pacientes que sin saberlo son portadores del virus.

Las estimaciones de este programa, que comenzará a funcionar en 2019, apuntan como objetivo detectar los pacientes sin diagnosticar, fundamentalmente entre los grupos de población que presentan un riesgo más elevado y comprendidos entre 40 y 70 años. Actualmente se estima que la prevalencia de la población sin diagnosticar de hepatitis C en Cantabria se sitúa en el 0,31%.

En el acto de presentación de esta campaña, la consejera de Sanidad ha estado acompañada por el jefe del Servicio de Digestivo del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y presidente de la Sociedad Española de Patología Digestiva, el doctor Javier Crespo; y por la presidenta de la Asociación de Enfermos Trasplantados Hepáticos de Cantabria (AETHCAN), Ana Rumayor.

Papel pionero y de referencia

El doctor Crespo ha recalcado el papel pionero y de referencia de Cantabria en materia de hepatitis C, recordando que ha sido la primera comunidad autónoma que inició el tratamiento contra la hepatitis C, que se ha tratado a la totalidad de pacientes afectados y que las características y dimensiones de su sistema sanitario público permiten una extraordinaria cobertura de la población y una mayor eficiencia.

También se ha referido a la puesta en marcha del programa de cribado en 2019 para detectar personas que no saben que están afectadas por el virus de la hepatitis C, asegurando que “va a suponer un salto cualitativo muy importante”.

En este sentido se ha mostrado optimista para que en el plazo de tres años no quede prácticamente ningún paciente sin diagnosticar “Hoy en día diagnóstico significa tratamiento y tratamiento significa curación”, ha precisado.

Factor humano

Por su parte, Ana Rumayor ha aportado el factor humano de la enfermedad, explicando que el diagnóstico de la hepatitis C inicialmente provoca desconcierto en el paciente. Después se abre una fase de incertidumbre ante el futuro con la enfermedad, ha comentado.

Según ha explicado, la aparición de nuevos tratamientos ha supuesto una esperanza para los pacientes tanto por su administración como por su eficacia. El resultado de un diagnóstico negativo representa para el paciente el triunfo sobre la enfermedad, ha apuntado.

‘¿Eres Cris?’

La campaña ‘¿Eres Cris?’ persigue concienciar y dar a conocer a los ciudadanos las situaciones de riesgo a las que cualquier persona puede haberse expuesto sin saberlo y ser portador del virus de la hepatitis C.

Entre estos factores se incluyen: haber recibido transfusiones de sangre e intervenciones quirúrgicas antes de 1992; realización de tatuajes o piercings con instrumental no esterilizado, incluidas tintas; las prácticas sexuales de riesgo sin protección; el consumo de drogas inyectadas o inhaladas, aunque se haya realizado una única vez; o el uso compartido de útiles de higiene personal (cuchillas, tijeras o cepillos de dientes, entre otros).

La hepatitis C es una enfermedad silenciosa que puede desarrollarse durante más de 20 años sin ninguna sintomatología. Se calcula que entre el 30 y el 50% de la población infectada por el virus desconoce que tiene la enfermedad.

Se transmite de una persona a otra a través de sangre infectada y, aunque hoy en día puede curarse con antivirales de acción directa, puede causar cirrosis, insuficiencia hepática, cáncer de hígado o la muerte si no se cura.