El Complejo de la Albericia luce su nuevo nombre. Ruth Beitia es propuesta ademas como hija honorífica de Santander

El Complejo Deportivo de La Albericia luce desde este sábado su nuevo nombre en honor a Ruth Beitia, campeona olímpica de salto de altura en los Juegos de Río de Janeiro, recientemente distinguida con el Premio Nacional del Deporte y elegida también mejor atleta europea del año.

La deportista santanderina fue la encargada de descubrir la nueva inscripción en los accesos de las instalaciones deportivas municipales, las mismas que han sido testigo de su preparación y de los años de esfuerzo y entrenamiento que la han llevado a lo más alto.

El acto se celebraró a las 12.00 horas, en el acceso principal al Complejo Deportivo Municipal, que a partir de este momento muestra la nueva denominación en la que se incorpora ya el nombre de Ruth Beitia.

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, ha propuesto que la ciudad otorgue el título de Hija Predilecta a la atleta Ruth Beitia, cuyo nombre luce desde hoy en el Complejo Deportivo Municipal de La Alberia, donde entrena desde hace 26 años.

“Tiene todo el reconocimiento del mundo y todos los avales para que pueda ser Hija Predilecta”, la máxima distinción que concede el Ayuntamiento de Santander, ha apuntado De la Serna, quien ha subrayado que “estamos ante una leyenda viva y muy viva no solo de nuestro deporte sino dentro de la historia del atletismo”.

En este sentido, ha recordado que, además de la medalla de oro olímpica, en los últimos meses ha conseguido su segunda Diamond League, ha sido elegida “Mejor Atleta Europea del Año” por la Asociación Europea del Atletismo y ahora opta al título de “Mejor Atleta del Año” que otorga la Federación Internacional.

El alcalde ha señalado que Ruth Beitia, además de ser la mejor atleta de todos los tiempos, es una “persona absolutamente accesible, sencilla, humilde, que trabaja todos los días por los niños, que cuando se le pide una cosa, ahí está”.

De la Serna ha anunciado que el Ayuntamiento, al igual que hizo en la edición de este año de los Premios Princesa de Asturias, promoverá, junto con la Federación Española de Atletismo, que el correspondiente a los Deportes sea para Ruth Beitia.

“No le podemos dar una calle porque según nuestro reglamento hay que estar muertos para que te den una calle y la queremos muy viva porque todavía tiene muchos éxitos deportivos y personales por delante”, ha bromeado.

Además, ha subrayado que, a pesar de que podía haber ido a cualquier centro de tecnificación para entrenarse, siempre ha apostado por Santander y ha dado difusión a la ciudad allá por donde va.

El alcalde ha rememorado cómo hablaba de las playas del Sardinero durante su participación en los Juegos Olímpicos de Río o el anuncio que hizo nada más ganar la medalla de que su destino sería el Museo del Deporte de Santander, uniéndose así a la larga lista de trofeos que se muestran allí.

Entre ellos, se encuentran los oros de los campeonatos de Europa de Goteborg y Helsinki; las platas del mundial de Doha y de los europeos de Madrid, Turín y París; y los bronces de los mundiales de Moscú de 2006 y 2013 y de Sopot en 2014, y del Campeonato de Europa de Birmingham en 2007.

Beitia ha dicho hoy que la medalla tardará un poco en llegar al Museo porque la tiene que “pasear un poquito más”, pero ha entregado al alcalde el trofeo como Mejor Atleta Europea del Año para que se pueda exhibir ya, “esperando a que llegue la medalla”.

La atleta santanderina ha manifestado el orgullo que supone para ella ver cada día su nombre en el complejo deportivo donde ha entrenado desde hace 26 años y donde seguirá entrenando.

“Me ha hecho especial ilusión el cariño que me tienen los niños y que una madre me haya dicho que su niño está haciendo atletismo por mí. Me hace sentir un orgullo increíble porque yo sigo siendo la misma persona que empezó a entrenar aquí hace 26 años y que la gente me considere especial es algo increíble”, ha declarado.

Beitia ha dicho que hoy todas sus palabras son de agradecimiento, un agradecimiento que ha manifestado hacia su familia, su entrenador Ramón Torralbo, al mundo del atletismo, y al alcalde y al Ayuntamiento de Santander por haber adoptado por unanimidad el acuerdo de dar su nombre al Complejo de La Albericia.