SATSE Cantabria exige la compensación de horas a las enfermeras de la UCI del Hospital de Valdecilla.

  • A las enfermeras de la UCI les deben más de 200 horas.
  • Las enfermeras y enfermeros de UCI piden que se ajuste y compense el sobreesfuerzo de la primera ola del COVID antes de que llegue la segunda.

El Sindicato de Enfermería, Satse Cantabria reclama un trato justo para las enfermeras de la Uci del Hospital Marqués de Valdecilla a las que se les deben 200 horas ( 1 mes y medio de vacaciones) y no han recibido ninguna compensación laboral o económica por este exceso. El Sindicato reclama un aumento en la plantilla de Enfermeras de la UCI imprescindible para poder dar un buen servicio a los pacientes cántabros.

El Sindicato considera que se trata de un trato injusto por parte del Hospital a un personal que, al ser especialista es difícilmente sustituible, y que ha dado el 200% en la primera ola de la pandemia “las enfermeras de la UCI han dado y están dado todo de sí pero hay un límite. Se están haciendo cambios de turnos de un día para otro y las están avisando por WhatsApp lo que nos parece el colmo” declara, Ana Samperio de Secretaria Autonómica SATSE.reclamamos una compensación económica por exceso igual que reciben otras categorías,  como los médicos” añade Samperio.

Para cumplir con el trabajo y ofrecer una atención sanitaria a los pacientes de la UCI muchas enfermeras se ven obligadas a renunciar a sus reducciones de jornada, libranzas o turnos. “en lugar de agradecer todo el sobreesfuerzo realizado los pasados meses estamos maltratando a unas profesionales que han demostrado una enorme vocación y profesionalidad” afirma Samperio. 

Las enfermeras del servicio han enviados escritos sin contestación por parte de la administración por lo que se están preparando movilizaciones y otro tipo de acciones si esta situación no mejora. “estamos aún a tiempo de hacer bien las cosas antes de que la presión asistencial en Cantabria aumente” declara Ana Samperio. Desde el Sindicato se están realizando distintas acciones y solicitando reuniones con los responsables. “no podemos abandonar a las enfermeras de la UCI” concluye Samperio.