Vivimos la mayor parte del tiempo preparándonos, aprendiendo, estudiando, formándonos. Nos esforzamos mucho por llegar a nuestras metas, por tener éxito, pero a veces, entre tanto trabajo duro y entre tanto formarse, perdemos de vista lo más importante, la actitud.

Quién espera, desespera

Cuántas veces oímos eso de, “qué mal, es lunes”, o “qué bien, es viernes”, y es que vivimos esperando, esperando el fin de semana, las vacaciones, etcétera. Día a día, este bucle deprimente acaba por consumir nuestra motivación y pasión por lo que hacemos, y así no se puede ir por la vida. Un día, en un alarde de valentía te levantas de un salto y dices: “hasta aquí señores, voy a hacer lo que realmente me gusta.” Estás a tope, vas a comerte el mundo, pero pronto empiezas a chocarte con la realidad y descubres que no es tan fácil como resonaba en tu cabeza .

“No desees que sea más fácil, desea ser mejor tú” – Jim Rohn

Pero aquí empieza lo interesante, aquí empieza cuando debes empezar a trabajar en tu entusiasmo, sino, estás perdido. Imprime todas las frases de motivacion para emprendedores que encuentres, empapela la nevera, empapela la casa entera con ellas, porque sólo con la actitud necesaria llegarás a lograr tus objetivos.

Una actitud contagiosa, tu mejor arma

Da igual de lo que estemos hablando, todos, tarde o temprano, seremos emprendedores en algún sentido. Y es que crear, es algo que está en nuestro ADN, y si no hay nada que te entusiasme hacer, es que no has buscado suficiente. “Oh pero acabaré arruinado”, “Oh pero, ¿y si fracaso?” Sí, claro que fracasarás, como si no pretendes aprender, y la forma en que respondas a ese fracaso determinará tu éxito futuro.

“Cae siete veces, levántate ocho” proverbio japonés

No pierdas el rumbo, pero no pongas el ojo en el dinero, persigue la visión, y el dinero te perseguirá a tí.

Vamos sobrados de preparación, hemos dedicado gran parte de nuestra vida a ello, pero de actitud vamos algo justos. Hay quien se levanta de un salto, besa a sus hijos y se va aa trabajar con una sonrisa en la cara. Esas personas que trabajan de cara al público y son capaces de venderte la peor aspiradora del mercado sólo por su contagioso entusiasmo.

Luego hay otros que bueno, cumplen. Pero está en juego nuestra felicidad, amar lo que se hace es el primer paso para que alguien más se fije en tí, para que confíen en lo que haces. Si empiezas con negatividad, con un “no podré”, seguramente acabarás en una profecía autocumplida.

“Pienses que puedes, o que no puedes. En ambos casos tienes razón” Henry Ford

Tienes algo que decirle al mundo

Y de repente, llegas con tu mejor actitud, y le cuentas al mundo: “Voy a ser emprendedor”. Silencios incómodos, risas de fondo, etc…, claro, la sociedad no está acostumbrada a tanta determinación, se abruma. Vivimos en el mundo del escaparate, de lo rápido, lo superficial, pero todos al final buscamos algo más, vivir con sentido, al 100%.

Lo fácil es pasar de puntillas por la vida, buscar el aplauso fácil, pero tu, amigo emprendedor, vas a ir más allá, vas a iniciar una carrera hacia al éxito, hacia la grandeza, y nadie va a poder pararte.

“Hay dos tipos de personas que te dirán que no puedes hacer una diferencia en este mundo: las que tienen miedo de intentarlo y las que tienen miedo de que tengas éxito” – Ray Goforth

Nadie dice que será fácil, te sentirás frustrado, agotado, y tendrás que trabajar en mantener tu inspiración y ánimo al máximo, como prioridad. Pero imagínate en el ocaso de tu vida,  ¿que querrás pensar? “Wow, pasé miedo, preocupaciones, pero, ¡ey, qué aventura!” o “pse, siempre me sentí bastante seguro en general”.

¿Cómo te gustaría que fuera el libro de tu vida?, ¿sin altibajos, sin pena ni gloria? Porque en ti, seas quien seas, está la capacidad de dejar huella en este mundo, y escribir un libro del que hasta Netflix quisiera hacer una película.