España cuenta con uno de los mercados de apuestas y juego al azar más grandes en Europa, de hecho, se posiciona en el 4.º lugar de los países con la mayor cantidad de ingresos en el continente. Y como el resto de los países en esta lista, también es un mercado regulado por el gobierno.

Legislación de los casinos en línea

La Ley del juego del 2011 se aprobó en España, legalizando así el juego de azar y las apuestas deportivas en línea. En líneas generales, para que un casino en línea pueda operar en España, debe obtener una licencia de la Dirección General de Ordenación de Juego (DGOJ), que supervisa el proceso de concesión de licencias.

Este organismo asegura que los casinos en línea que operan bajo esta licencia son seguros y legales, y que todos los pagos están declarados y garantizados. Además, la DGOJ también lleva un seguimiento de todas las transacciones de los casinos en línea, incluyendo la de los usuarios, para el momento de denunciar cualquier irregularidad.

Proceso de identificación en casinos

Debido a la regulación, los casinos en línea requieren que los jugadores tengan un documento de identificación válido: DNI (si son personas con ciudadanía española) o NIE (si son extranjeros viviendo en España).

De igual forma, los operadores de casinos también deben verificar la información del usuario en el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego (RGIAJ) antes de aceptar su dinero.

Juegos de casino permitidos

En cuanto a juegos de casino en línea, la cantidad de juegos que podrás encontrar no difiere mucho de otros países, el cambio se nota al fijarnos en la sección de casino en vivo.

En España el único juego en vivo que se encuentra disponible es el de la ruleta, y aun cuando es el único permitido, la mayoría de los casinos en línea no cuentan con una gran variedad.

Según la reseña de Betfair casino escrita por expertos de casino en el país, este casino es uno de los pocos que cuenta con una cantidad de ruletas en vivo en el mercado, en la misma lista se encuentran Bwin y Casino Barcelona.

 Impuestos a las ganancias de los jugadores

En un mercado tan grande como en español, donde las ganancias se proyectan a €1.1 billones durante los próximos 5 años, no es de esperarse que los jugadores paguen impuestos sobre las ganancias.

En este caso, los jugadores cuyas ganancias superen los €2.500 deberán pagar un 20% de impuestos sobre las mismas.

 Bonos y promociones

La última actualización de la regulación incluye la prohibición de bonos y promociones de casino para nuevos clientes hasta cumplir los requisitos impuestos por la ley.

En este caso, los jugadores nuevos que quieran recibir este tipo de bonificaciones deberán estar registrados por más 30 días, además de tener que haber verificado su identificación.

Luego de cumplir los requisitos pertinentes, los usuarios podrán recibir todo tipo de bonos y promociones, así como también ser parte de los distintos clubs VIP y recibir recompensas por fidelidad, entre otros.

Conclusiones

Contar con un mercado regulado es muy positivo tanto como para los jugadores como para el país. Ya que las bases para esta regulación vienen de querer crear y fomentar un hábito de juego responsable y seguro, donde los casinos sean más transparentes con sus políticas y términos, y los jugadores cuenten con el respaldo y la ayuda necesaria para tener la mejor experiencia de juego posible.