La empresa Guppy ha iniciado la actividad en Santander con una flota de 27 vehículos que se ampliará a 50 a finales de año

El consejero de Innovación, Industria, Transporte y Comercio del Gobierno de Cantabria, Francisco Martín, ha destacado las ventajas del sistema de coches compartidos eléctricos, que ha llegado a Santander de la mano de la empresa Guppy tras una inversión de dos millones de euros, y se ha mostrado convencido de que el carsharing será uno de los modos de transporte del futuro.

Martín ha señalado que el carsharing aúna innovación, digitalización y sostenibilidad, tres pilares básicos de su consejería, para ofrecer una nueva forma de movilidad sostenible que permite utilizar vehículos a demanda, y conlleva un cambio de mentalidad.

El servicio de Guppy, el primero de carsharing que se implanta en Cantabria, ha comenzado con 27 vehículos, cien por cien eléctricos, que se ampliarán a 50 a finales de año. El sistema se gestiona exclusivamente mediante una aplicación móvil y tarifa ajustada al kilometraje.

La presentación de la plataforma de coches compartidos eléctricos de Guppy se ha celebrado este viernes en el Palacio de la Magdalena, en un acto al que Martín ha estado acompañado por el administrador de Guppy, Roberto González Barcenilla, y el director de la zona de Cantabria, Juan Gracia Vara; los directores generales de Industria, Raúl Pelayo, y Transportes, Felipe Piña; y el concejal de Fomento de Santander, César Díaz, entre otros.

Martín ha felicitado la iniciativa de González Barcenilla, empresario cántabro y director general del Grupo Remolques Unidos, por diseñar un servicio de movilidad sostenible integral y elegir Cantabria como uno de los lugares para su aplicación.

El consejero considera que es una apuesta «muy innovadora» y un claro ejemplo de adaptación a la economía digital en la que estamos cada vez más inmersos. Según ha señalado, Santander es la capital de provincia más pequeña en la que se ha implantado el carsharing.

En la misma línea, el concejal de Fomento, César Díaz, ha señalado que Santander va a contar con una alternativa al vehículo privado gracias a “unos emprendedores que deciden hacer una inversión y generar puestos de trabajo”, en concreto nueve personas, de las que siete son santanderinas.

Está previsto que se ofrezcan plazas de aparcamiento en exclusiva monitorizadas en tiempo real. Los vehículos están dotados con la última tecnología y ayuda a la conducción y además del uso individualizado, están acondicionados para uso de empresa con ventajas como la localización constante de los trayectos que se llevan a cabo.

El administrador de Guppy ha destacado que el sistema de coches eléctricos compartidos ofrece una alternativa de transporte cómoda, ágil y económica, con un precio de 0,50 céntimos por kilómetro que se abaratará un 30 por ciento con la adquisición de bonos; la reducción de la contaminación, tanto atmosférica como acústica; la reducción del tráfico rodado en las ciudades; el incremento de la disponibilidad de los aparcamientos y otras ventajas como el análisis de la movilidad en las ciudades y la conexión de los usuarios que coinciden en los trayectos.

También ha destacado la reducción de costes que supone esta alternativa teniendo en cuenta que el usuario se ahorra la compra del automóvil, el seguro, el coste del vehículo parado, el consumo, el mantenimiento y el aparcamiento, ya que estos vehículos estás exentos de pagar la OLA.