20MINUTOS.ES

  • Debido a las altas temperaturas, hay que prestar especial atención a cómo y dónde se guardan los fármacos.

Medicamentos en una farmacia

La adecuada conservación de los medicamentos es fundamental para preservar sus características de calidad, seguridad y eficacia, y el tiempo y las condiciones de conservación se establecen a partir de los resultados de los ensayos de estabilidad a los que son sometidos antes de ser comercializados.

En verano, debido a las altas temperaturas, hay que prestar especial atención a cómo y dónde se guardan los medicamentos, según señala la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), que recoge en una sencilla guía las cinco pautas a seguir para conservar correctamente los fármacos en caso de ola de calor:

  • Leer atentamente el prospecto del medicamento antes de utilizarlo, ya que siempre se indican las instrucciones de conservación.
  • Los medicamentos que tienen que conservarse a una temperatura de entre 2 y 8 grados centígrados tienen que guardarse en la nevera.
  • Y los que han de conservarse a menos de 25 o 30 grados deben mantenerse en sitios frescos y secos, pero no en la nevera, ni tan siquiera cuando la temperatura ambiente supere los 40 grados —esto no afectará a la conservación del medicamento porque en España las temperaturas superiores a 40 grados son puntuales y no constantes durante todo el día—.
  • Algunas formas farmacéuticas como cremas, óvulos y supositorios son más sensibles al calor, por lo que si al abrir el envase se observa que su aspecto ha cambiado, no se deben utilizar.
  • Nunca se deben almacenar medicamentos en maleteros o habitáculos de coches a pleno sol porque pueden alcanzar temperaturas muy elevadas.

Ir a la fuente
Author: 20MINUTOS.ES