El centro está alojado dentro de la iglesia románica de Santa María la Mayor, en Villacantid, a escasos 6 kilómetros de Reinosa. Construida a finales del siglo XII y coincidiendo con el reinado de Alfonso VIII, este centro de interpretación se encuentra ubicado entre el área geográfica con mayor concentración de románico en Cantabria: Campoo y Valderredible.

En Cantabria las primeras iglesias románicas comienzan a levantarse de forma sistemática durante la primera mitad del siglo XII. Situadas siempre en las vías de comunicación utilizadas por los peregrinos para ir a Santiago de Compostela. A este momento corresponden las edificaciones de Santillana del Mar, Castañeda, San Martín de Elines y Cervatos. Esta corriente proviene de la familia de Sancho III de Navarra, iniciándose a finales del siglo XI, con el propósito de proporcionar iglesias a los lugares más emblemáticos del Camino de Santiago.

Casi todas las iglesias románicas de Cantabria se construyeron durante el reinado de Alfonso VIII entre 1.158 y 1.210 d.C. Iglesias pertenecientes a principios del siglo XII como Santillana del Mar, Castañeda, San Martín de Elines y Cervatos son convertidas por el poder real en colegiatas para la gestión y administración del territorio. De hecho es en este momento cuando se constata una rica proliferación del románico en la red viaria, como respuesta a la progresiva potenciación y protección del poder regio sobre las nuevas órdenes monásticas (cistercienses, santiaguistas, premostratenses, etc.), en perjuicio de los monasterios rurales y la pequeña nobleza campesina. Este hecho se une a la intensificación del comercio entre la costa y la Meseta, provocando el desarrollo de las villas cántabras.

Santa María la Mayor en Villacantid es la única iglesia situada en Campoo de Suso que en la actualidad conserva serios vestigios del románico. Sorprende su ubicación sobre una elevada loma. La situación de la puerta de acceso junto al ábside es poco común por trasladarse intencionalmente durante las obras de ampliación de la Iglesia en el siglo XVII desde la fachada meridional. Periodo al que corresponde su torre. Los arcos apuntados de la fachada anuncian cierta influencia al protogótico, cercana al siglo. XIII. Del siglo XVI son las pinturas que conserva en el presbiterio, donde está representada la asunción de la Virgen.

 

La visita al centro se inicia a través de una breve introducción sobre la fundación y principales características arquitectónicas e iconográficas en el exterior e interior de la Iglesia. El interior está dotado de audiovisuales que explican las diferentes fases de construcción de la Iglesia, los trabajos de cantería, las técnicas arquitectónicas, el origen y desarrollo del románico en la región. En este sentido, la intensidad artística del templo, se concilia con la tecnología más avanzada.

Los diversos interactivos y audiovisuales instalados en el centro nos permitirán conocer e interpretar las principales Iglesias románicas de los valles meridionales, siendo este centro cultural el punto de inicio que nos lleve a conocer lugares tan significativos como San Cipriano de Bolmir o Santa María de Retortillo, ambas situadas cercanas a la Casa-Domus Juliobriga, o la colegiata de San Pedro de Cervatos y San Martín de Elines, vecinas al Centro de Interpretación de la Arquitectura Rupestre, entre otras