El líder del PP, Pablo Casado, ha llamado este miércoles al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para abordar la crisis ucraniana y le ha reiterado todo el apoyo del PP para ejercer sus obligaciones en el marco de la OTAN, según ha informado el PP. Además, le ha instado a que comparezca en el Congreso de los Diputados «en aras de la mayor transparencia en esta crisis, solicitud que el Grupo Parlamentario Popular formalizará en las próximas horas«, han añadido las mismas fuentes. Durante la conversación telefónica, que ha durado 25 minutos aproximadamente, Sánchez le ha pedido que deje de poner en duda la gestión de los fondos europeos y que apoye la convalidación del decreto de la reforma laboral, según la versión de Moncloa.El presidente del PP le ha transmitido la importancia de la unidad de acción dentro del gobierno, tal y como está sucediendo en el resto de países europeos. A este respecto, ha ofrecido también el apoyo y la experiencia del Partido Popular en el plano internacional. Esa llamada se produce después de que la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, haya señalado en TVE que «si el señor Casado quiere hablar con el presidente del Gobierno no tiene más que llamar y que levantar el teléfono o poner un mensaje, no hay ningún inconveniente».Sánchez ha explicado, respecto a Ucrania, que la posición del Gobierno se basa en garantizar el principio de legalidad internacional, que pasa por respetar la integridad territorial de las naciones, como es el caso de Ucrania. Para ello, Sánchez le ha trasladado que las herramientas necesarias son la unidad en el seno la Unión Europea, así como la coordinación de la UE con la OTAN para garantizar un diálogo exigente con Rusia y que la prioridad pasa por la disuasión y la desescalada a través de la diplomacia. El jefe del Ejecutivo ha trasladado a Casado que el Gobierno mantendrá puntualmente informados a los grupos parlamentarios a través del ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, o del propio presidente del Gobierno si las circunstancias lo hicieran necesario.Sánchez y Casado solo han mantenido dos reuniones en el Palacio de la Moncloa en los dos años de legislatura, en febrero y septiembre de 2020, y una por videoconferencia en abril de ese mismo año para acordar celebrar en el Congreso la mesa de reconstrucción por la pandemia. La última vez que hablaron por teléfono fue en mayo pasado por el desembarco masivo de inmigrantes en Ceuta. No es la primera vez que el jefe de la oposición toma la iniciativa. Lo hizo también el 18 de mayo del año pasado cuando telefoneó al jefe del Ejecutivo ante la crisis diplomática con Marruecos por la llegada masiva de inmigrantes a Ceuta. No le localizó entonces en su primer intento pero Sánchez le devolvió la llamada pocas horas después. Fue la última conversación pública entre ambos hasta la charla de este miércoles por la situación de Ucrania. Estos 24 meses de legislatura ha estado jalonados de continuos cruces de acusaciones y reproches mutuos entre el Gobierno y el PP, con pocos pactos, entre ellos el acuerdo sellado el pasado mes de octubre para renovar los órganos constitucionales, salvo el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).Ese pacto, que pilotaron el ministro de Presidencia, Félix Bolaños y el secretario general del PP, Teodoro García Egea, permitió desbloquear la renovación del Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo y la Agencia de Protección de Datos. El CGPJ –cuyo mandato está caducado desde diciembre de 2018– no ha registrado avances y el PP ya ha dejado claro que no se moverá de su posición para que «los jueces sean elegidos por los jueces».De hecho, la renovación de los órganos constitucionales ha centrado buena parte de las llamadas de Sánchez a Casado en estos dos años de legislatura. Públicamente trascendió que el 15 de diciembre de 2020 conversaron por teléfono sobre este asunto y entonces no se logró ningún avance y lo mismo ocurrió el 19 de febrero de 2021, pocos días después de las elecciones catalanas.El 7 de enero de 2020, Sánchez fue investido presidente del Gobierno. En estos dos años de legislatura ha celebrado dos reuniones presenciales en el Palacio de la Moncloa con el líder de la oposición, en febrero y septiembre de 2020. En su primera foto conjunta de la legislatura, el 17 de febrero de 2020, no se visualizó ningún consenso y, de hecho, desde el Ejecutivo admitieron que habían constatado que el PP seguía «instalado en su estrategia de bloqueo». Casado pidió entonces a Sánchez que renunciara a la mesa de diálogo con la Generalitat de Cataluña y que no nombrara fiscal general del Estado a la exministra Dolores Delgado, entre otras peticiones.Ese mismo año, el 20 de abril, ambos mantuvieron otra reunión de una hora pero por videoconferencia, debido a las restricciones impuestas por la pandemia. Estuvo centrada en acordar que la mesa de reconstrucción para afrontar la devastación económica y social del coronavirus se llevase a cabo en una comisión parlamentaria en el Congreso, como pedía el PP.Ambos volvieron a verse las caras en persona el 2 de septiembre de 2020 en el Palacio de la Moncloa, dentro de la ronda de contactos abierta por Sánchez con las fuerzas de la oposición para sondear posibles apoyos a la negociación de los Presupuestos Generales y la renovación pendiente de instituciones como el CGPJ. Se saldó sin acuerdos entre ambos.
Ir a la fuente
Author: todos@lainformacion.com (La Información)

Powered by WPeMatico