Capitana Marvel: Disney y la degeneración de los superhéroes. Bueno, vamos al lío….. Cuidado con el regalito de Disney. No congenio precisamente con la ideología en ocasiones extremista de la actriz y no me ha gustado nada la campaña publicitaria: un personaje debe demostrar que es bueno por sí mismo, no sólo porque sea hombre o mujer.

Pero como soy fan de marvel, decidí dejar mis prejuicios a un lado e ir a ver la película y ver cómo está el patio. Tenía miedo de darme de bruces con un panfleto ideológico, pero gracias a Dios, no ha sido así. La peli tiene sus guiños al feminismo moderno (madre soltera, valiente y de color, el motero blanco de los piropos, el padre y los compañeros opresores…), pero se quedan en guiños. Si haces la vista gorda se puede ver, pero la película tiene deficiencias de guión bastante graves.

En cuanto a actuación Brie Larson lo hace bien. No es para mí ni mucho menos la mejor y más expresiva actriz que existe, pero interpreta bien el papel. Jude Law genial, como siempre, y aquí nos encontramos con un Samuel L. Jackson que interpreta a un Nick Furia más payaso de a lo que nos tiene acostumbrados. Esto podrá gustar más o menos, pero aunque para mí le quita esencia al personaje, es perdonable ,…hay alguna escena que vaya tela). El resto del reparto no es estelar pero cumple a ratos.

La película ofrece una retrospectiva de la vida de Carol Danvers, para entender cómo se convirtió en Capitana Marvel. Sin embargo algo falla. Este superhéroe no me ha llegado como otros, y es para mí porque el guión es muy, bastante, demasiado malo. La calidad de un superhéroe, más incluso que por sus habilidades, se mide por dos cosas: un buen villano y una gran historia de superación. Un gran ejemplo es Batman, que a fin de cuentas no es más que un carismático millonario en mallas, pero tiene una de las mejores barajas de villanos habidas y por haber, así como una gran historia personal. Bien, pues Danvers no tiene ninguna de las dos.

Para simpatizar e interesarte por un superhéroe debes conocer las causas por las que lucha y debe haber un cambio personal a la hora de asumir la nueva responsabilidad. Debe ganarse algo, por Dios. Pues el arco dramático y narrativo de la Capitana es plano a dos dimensiones. A esto sumándose la inexistencia de una relación amorosa que le de vidilla al asunto (¿Cómo se me ocurre?, una mujer no puede verse definida por la presencia de un hombre en su vida) y que ella no tiene NINGUNA debilidad, pues le quita interés. Un personaje debe tener debilidades que superar. En ningún momento conocemos causas personales de la cruzada de Danvers, ni ninguna evolución en su desarrollo. Lo de los villanos …la vin, que asco de villanos. Todas las batallas carecen de épica, pues absolutamente ningún villano está al altura de la Capitana Marvel. La peli es una continua masacre por parte de Danvers…

Lo que no me gusta ni un pelo es la mafia de control de medios que Disney está ejerciendo. Sólo diré tres cosas: Black Panther y los Óscar, las restricciones de Rotten Tomatoes y el 80% de la crítica profesional. Quien quiera entender que entienda. Porque me quedé de piedra al ver muchas de las críticas profesionales de esta película, como ya me pasó en su día con nuestro amigo T’Challa.

Wonder Woman se la come con patatas como película, y sin necesidad de propaganda feminista. Disney vende esta peli como el movimiento feminista del siglo, pero son ellos los que hacen la diferenciación hombres y mujeres. A nadie le gusta más un personaje porque sea sobre un hombre blanco, sino porque es un personaje bien desarrollado. Ha habido muchos personajes negros y mujeres que han marcado época (Mad Max, Mace Windu, Lando Carlissian, Leia Organa, Galadriel, Sarah Connor… )

Por cierto, he oído y leído algo de que la Capitana existe desde 1968. Carol Danvers es la que existe desde los sesenta de manera muy secundaria. El clásico es Capitán Marvel, el único de los grandes superhéroes que ha muerto y no ha resucitado. Capitana Marvel nació en 2012, tiene poco recorrido y es inestable por el poco desarrollo que se la ha dado en comparación con su importancia.

En resumen: bastante floja a nivel narrativo. ¿Mi consejo? Si eres fan de marvel y no demasiado exigente ve a verla. Es una película disfrutable, yo tampoco he sufrido, y a fin de cuentas tampoco cabe esperar una obra maestra, pero se queda a la cola de las de su género. Si eres fan de los cómics guarda la cartera porque te vas a cabrear. De todos modos queda claro que esta película no es para Óscar…ni mucho menos…¿verdad?

 

Empieza lo interesante:
– Skrull, ¿Qué me habéis hecho con los Skrull? ¿Refugiados lastimosos? ¿En serio? Sólo les faltaba el saxofón y la gorra para las monedas y tienen a los de la Cruz Roja al lado en dos minutos. Disney ha tirado a la licuadora un recurso narrativo que valía oro. Para aquellos que no sepan de los Skrull más allá de lo que aparece en esta película, han de saber que estos son una de las grandes razas de las viñetas marvelitas. Pueden cambiar su apariencia, luchan contra los malvados Kree… ¡pero ellos también son villanos! Yo, como muchos, fui esperando encontrarme con una trama llena de tensión, preparado para desconfiar hasta de la Capitana. El recurso narrativo de las gemas del infinito tiene fecha de caducidad, y se pensaba que esta película introduciría a los Skrull para jugar con ellos en el futuro, llegar a una “Invasión Secreta» tal vez (los Skrull se hacen pasar por vengadores). En su lugar los han metido con un rollo buenista con mensaje subliminal: aunque hayan hecho cosas malas, no es culpa suya, nosotros les hicimos convertirse en lo que son, ellos sólo son pobres inmigrantes del espacio. ¿No les suena de nada? Con lo bien que empezaron… a ver de que va Disney ahora.

– Nick Furia pierde un ojo jugando con el gato de las narices, y no sólo eso, ¡encima se ríe! Un poco de seriedad, Furia. Tanto rollo en el soldado de invierno de que tu ojo simboliza que no puedes confiar en nadie, y resulta que te lo arañó un gatito por el que sentías debilidad.

– Quitando de primeras el caso Skrull, los villanos muy, muy vergonzosos. Ninguno le llega ni a la suela de los zapatos a Capitana Marvel, por lo que las escenas de acción pierden la épica hasta niveles casi aburridos. A Ronan le combate los misiles nucleares como si fueran cerillas, y el único Kree en el que tenía fe…
– … era Jude Law. Como ya hizo en Los Últimos Jedi, Disney nos vuelve a demostrar que cuando se lo propone, conoce menos la épica que yo la historia reciente de Etiopía. Todo el final de la película esperando esa pelea entre Danvers y Yon Rogg, su maestro, que se presentía apoteósica… y Capitana Marvel lo resuelve electrificando el meñique. “No tengo que demostrarte nada»… no sé Jude Law, pero yo he pagado 8,20 pavos por una buena demostración, tu lo único que me has demostrado, es que tuviste suerte. Que sin tus poderes, no eres más que una persona normal, que no ha evolucionado, que no ha aprendido nada, que no ha tenido que sacrificar nada ni superar ningún obstáculo para convertirse en la mandamás de Marvel. Todo superhéroe que se precie pasa por un momento de debilidad en el que tiene que estar dispuesto a sacrificar algo.Por eso no me transmite nada este superhéroe.

Superman también es superpoderoso, pero su historia consiste en aprender a intervenir como un dios en un mundo de hombres, teniendo en cuenta su relación emocional con el planeta que lo acogió, y el enfrentamiento con gente con una argumentada y antagónica filosofía. Se reflexiona sobre la naturaleza de sus poderes, y su necesidad. Este personaje (Capitana Marvel) es muy, pero que muy plano. Si comparo esta historia con otras como la de Spiderman, Iron Man, Capi, Thor, Wonder Woman, Batman, Superman… es para troncharse en cuanto a valor narrativo.

Sé que hay gente que me dirá que ella hizo lo más responsable, y posiblemente sea verdad. Pero yo ya sabía que este personaje iba a ser superpoderoso, pero eso no es lo que hace a un héroe. Esperaba que se me demostrara que este personaje vale por sí solo, y no lo ha hecho.

Lo que yo más amo de los superhéroes no son las mayas y los poderes guays, es lo que no hay en esta película, que te sirve sólo para acabarte las palomitas y entender un poco más endgame, pero no para entender al personaje.

– Señor Stark, no puede quitarme el traje, ¡sin él no soy nada!
– Si no eres nada sin el traje, entonces quizá no deberías llevarlo.

Patxi Álvarez