Desde el Conceju Municipal de Cantabristas Santander buscan crear un nuevo espacio para los vecinos, mejorar la calidad ambiental y fomentar el conocimiento de la diversidad y riqueza natural de Cantabria, advirtiendo de que “Santander no se puede permitir ni un solo metro más de hormigón”

El Conceju Municipal de Cantabristas Santander ha presentado su propuesta para los terrenos de La Remonta, que supondría la creación de un bosque urbano de especies autóctonas de casi 300.000m². Según explica la formación política, supondría la creación de un nuevo modelo de espacio verde en Santander y la oportunidad de “abandonar de una vez por todas el modelo de las plazas de hormigón y jardineras que tanto parece gustar a quienes están al frente de este Ayuntamiento”. Para Cantabristas, con la puesta en marcha de este bosque urbano, “se ganaría un espacio natural para disfrute de las y los vecinos y, al mismo tiempo, un lugar con valor ecológico que contribuiría a mejorar la calidad ambiental y la compensación de emisiones, en el marco de un plan global para cambiar el modelo y avanzar hacia una ciudad atlántica y sostenible”.

Por otra parte, desde el partido señalan que el proceso de creación del bosque debería implicar a la comunidad educativa del municipio, para lo que proponen “determinar áreas donde la plantación de árboles correspondería a cada centro educativo y a cada grupo de educación infantil, primaria y ESO”. Con ello, se busca fomentar el conocimiento y poner en valor la diversidad y riqueza natural de Cantabria. Así, explican, se trataría de establecer un vínculo entre los escolares y los árboles que planten, para que puedan visitarlos y seguir su desarrollo a lo largo de toda la vida.

Un modelo de parque, consideran desde Cantabristas Santander, “radicalmente opuesto al modelo de las plazas de cemento al que desgraciadamente nos tienen acostumbrados desde el Consistorio”, que buscaría generar espacios con identidad y acercar la naturaleza a Santander. Una ciudad, sentencian, “que no se puede permitir ni un solo metro más de hormigón y debe avanzar hacia un modelo más eficiente y respetuoso con su entorno: una Santander compacta, verde, moderna y atlántica”.