lorenzo vidalHoy en día hay dos tipos de Organizaciones: las que cambian, evolucionan y se adaptan a los tiempos y las que desaparecen. Desde el primer día tuve claro que CEOE-CEPYME Cantabria sería de las que cambian y por ese motivo me ofrecí a presidirla. Pero para que los cambios fueran tan profundos y reales como la Organización  necesitaba, era preciso convencer al resto (los representantes de las asociaciones empresariales que la conforman) para que me ayudaran a producirlos. Y lo cierto es que el resto estaba muy dividido y sufría aún importantes secuelas de recientes y antiguos enfrentamientos personales. Sin embargo, fueron capaces de unirse y ofrecerme un nivel de apoyo tan grande que hizo que ni hiciera falta ni siquiera llegar a la última fase del proceso electoral. Esta fue la primera muestra de que nos podríamos unir; y es importante tenerlo presente.

Con urgencia, elaboramos un Plan de Viabilidad a tres años, con el objetivo claro de sobrevivir, habida cuenta que no había liquidez ni para pagar la nómina de un solo trabajador ese mes de enero. Lo aprobamos a final de mes. También, con la misma inmediatez, urgía crear una estrategia clara y un plan de acción, por lo que nos pusimos a trabajar en un Plan Estratégico. Necesitábamos el qué, por qué, para qué y el cómo queremos que esta, la más representativa organización de empresarios de Cantabria, fuera en el futuro. Abrimos las puertas de entrada y pedimos la participación de todos: plantilla, asociaciones, empresas y profesionales. Establecimos nuestra misión y nuestra visión, así como nuestros ejes y valores. Nos propusimos estar preparados para ocupar el espacio que nos corresponde al término de las Elecciones Autonómicas y validamos el Plan por unanimidad en Junta Directiva el pasado 17 de julio.

Se trata de un Plan absolutamente integrado, que deriva en 118 acciones concretas y priorizadas, que nos ayudarán a ser la CEOE-CEPYME que queremos y debemos ser. Una Confederación abierta y participativa, accesible, prestigiosa, independiente, eficaz, útil fuerte y, sobre todo, representativa. La transparencia, la participación interna y externa y el cumplimiento de los compromisos adquiridos son los tres valores fundamentales de esta hoja de ruta que guirá nuestros pasos como Organización. Los objetivos estratégicos han sido divididos en cuatro áreas: de resultados -como alcanzar déficit 0…-, de cliente -llegar donde la empresa individual no llega…-, de procesos internos -respetar la libre competencia entre los asociados…- y de organización (ser eficaces….).

Con respecto a los programas que incluye, algunos de ellos se centran en: la expansión de la base de sus asociados; la comunicación estratégica; el desarrollo de un observatorio de diagnosis, desarrollo y seguimiento empresarial; la creación de una unidad de desarrollo legal y de propuestas de normativa o la creación de un consejo asesor. Del Plan Estratégico sólo diré una cosa más: Cinco meses de análisis y trabajo interno y la participación de decenas de personas que han dedicado desinteresadamente sus conocimientos, tiempo y energía (trabajadores de la Confederación, socios, presidentes de asociaciones, miembros de la Junta Directiva y el Comité Ejecutivo y, por supuesto, yo mismo) lo han hecho posible. El esfuerzo conjunto ha dado como resultado un programa de trabajo vivo, dinámico y con capacidad de adaptación a nuevas circunstancias, que nos servirá de guía para trabajar mucho y bien. Gracias a todos los que han participado y lo han apoyado. Confío en que la puesta en marcha de este trabajo tan serio y cargado de buenas intenciones, suponga la llegada de muchos más empresarios a la Confederación.

La puesta en marcha de este Plan de Acción estratégica supone un cambio radical que afectará a todos los ámbitos de Ceoecant; su principal objetivo es devolver a los empresarios la confianza en nuestra Organización, como nuestro representante social. En estos momentos, en los que más que nunca se reclama participación, debemos estar en el antes (elaboración de Presupuestos, normas legales o cualquier plan d acción), no sólo en el después. No podemos ni debemos limitarnos a recibir información “a posteriori” de aquello que nos quieran contar, porque la economía de Cantabria no se lo puede permitir. Es nuestro deseo y nuestro deber colaborar en la estabilidad que tanto necesitamos para invertir y crear puestos de trabajo.

Tengamos siempre presente que los creadores de empleo somos los empresarios. Y, por supuesto, queremos que sean de calidad, fijos y perdurables; Pero, para ello, necesitamos condiciones fijas y no estar pendientes de continuos cambios inesperados en las normas, ni de interpretaciones parciales. Igual que sabemos las condiciones de entrada, de contratación, necesitamos conocer con claridad las de salida, para no poner en riesgo al resto, como ha venido ocurriendo.

Hay una pregunta que últimamente me ronda la cabeza y es que si el empresario es quien crea empleo (estamos todos de acuerdo en ello) ¿No debiéramos desde “párvulos” educar para que haya más y mejores empresarios? ¿No deberíamos fomentar una verdadera cultura del emprendimiento?

Hay mucho que hacer. Ceoe-Cepyme Cantabria ha hecho sus deberes y ocupa su lugar. Ahora, sumemos y trabajemos juntos para que, cuanto antes, Cantabria sea un referente en colaboración entre la Administración Pública, sindicatos y nosotros, los empresarios unidos en bloque. Y que esto redunde en la mayor cohesión social posible, porque no podemos ni debemos olvidar a quien más sufre, o no estaríamos contando con todos.

Lorenzo Vidal de la Peña López-Tormos.

Presidente de CEOE-CEPYME Cantabria