Gómez: “El nuevo calendario escolar es una muestra más de la mala gestión del PSOE al frente de Educación en Cantabria”

El candidato de Cs al Congreso por Cantabria cree que el Pacto Nacional por la Educación, que se fue “al traste” por los socialistas, es hoy “más necesario que nunca”

Santander, miércoles 10 de abril de 2019. “El nuevo calendario escolar es una muestra más de la mala gestión del PSOE al frente de Educación en Cantabria”. Es lo que ha manifestado el candidato de Ciudadanos (Cs) al Congreso de los Diputados por Cantabria, Rubén Gómez, en la reunión de trabajo que han mantenido hoy los candidatos de Cs al Congreso y Senado para abordar el inicio de la campaña electoral. Una cita en la que Gómez ha planteado la necesidad de “dar un vuelco al sistema educativo” no solo en el ámbito regional, sino en el conjunto de España.

Al respecto, el candidato de Cs al Congreso de los Diputados ha llamado la atención acerca de las medidas presentadas al respecto por el líder de la formación naranja, Albert Rivera, que ha apostado por alcanzar un Pacto Nacional por la Educación, que “desgraciadamente fue al traste por culpa del PSOE” y que “es hoy más necesario que nunca”, así como por establecer una Selectividad común al conjunto de las diferentes comunidades autónomas.

 

“Desde Cs también hemos propuesto abrir los colegios durante julio y agosto para que los niños aprendan inglés”, ha subrayado Rubén Gómez, que ha sostenido que esta iniciativa “va en sentido contrario a cómo está actuando la Consejería de Educación en Cantabria”, ya que mientras Cs trabaja por “facilitar la convivencia de la vida familiar y laboral”, el PSOE “hace todo lo contrario con la jornada reducida de junio y septiembre”.

 

“Los socialistas actúan de forma unilateral en materia educativa”, ha sostenido Gómez, que ha resaltado que, a pesar del mandato del Parlamento para que el consejero, Francisco Fernández Mañanes, “consensuara con todas las partes del sector educativo el calendario escolar”, lo que está haciendo el PSOE es poner en evidencia “su sectarismo” sin tener en cuenta a todos los implicados en el conflicto.