“Será un acto sencillo, con todas las medidas de seguridad, para rendir tributo a sus propietarios, abierto a los familias que quieran sumarse y que como nosotros guardan grandes recuerdos de este icónico carrusel”, avanza Miriam Díaz.

El Ayuntamiento de Santander rendirá un emotivo homenaje el próximo martes, 27 de julio, al tiovivo de la plaza de Pombo, un icono del entretenimiento de niños y mayores en la ciudad que recientemente puso fin a su actividad tras 43 años, con motivo de la jubilación de sus propietarios María Amparo Sánchez y José Antonio Penagos.

Así lo ha avanzado la concejala de Turismo, Comercio y Protocolo, Miriam Díaz, quien ha detallado que el Consistorio quiere trasladar su reconocimiento y cariño a María Amparo y José Antonio y poner en valor su contribución a la ciudad.

“Será un acto sencillo, con todas las medidas de seguridad, para rendir tributo a sus propietarios, abierto a los familias que quieran sumarse y que como nosotros guardan grandes recuerdos de este icónico carrusel”, ha asegurado la edil, que ha animado a los vecinos a sumarse.

Según ha detallado, desde las 17.30 horas, y en colaboración con otro establecimiento que ya es un clásico del barrio y querido en la zona como es la Librería Gil, se celebrará un taller infantil abierto a un máximo de 20 niños, con edades a partir de los tres años.

Los más pequeños pintarán con témperas sólidas el famoso carrusel sobre papeles continuos de 5 metros cada uno y con todos los trabajos se llevará a cabo una intervención final rodeando el templete de la plaza.

Las familias interesadas deberán inscribir a los pequeños en el correo electrónicocuentospapelytijeras@gmail.com y es recomendable que los participantes lleven una ropa que pueda mancharse y utilicen mascarilla.

Tras el taller, a las 19.00 horas, se celebrará el acto central de homenaje, que estará presidido por la alcaldesa de Santander Gema Igual, quien dedicará unas palabras a Amparo y José Antonio, y les hará entrega de un obsequio conmemorativo.

“Son muchas las familias que guardamos un gran recuerdo de este tiovivo. Todos los santanderinos lo hemos utilizado en nuestra infancia, lo hemos compartido con nuestros padres y abuelos, con nuestra familia y amigos, con nuestros hijos. Será un merecido homenaje a una parte de Santander que siempre llevaremos en nuestro corazón y que todos añoramos”, ha concluido Díaz.