El Gobierno amplía el plazo para optar a las ayudas para proyectos de transformación y comercialización de productos agrícolas

Tienen un montante total de 10 millones de euros y su objetivo es mejorar la competitividad del sector mediante el apoyo a los proyectos de inversión en la región

El Boletín Oficial de Cantabria (BOC) publica hoy la resolución de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente por la que se amplía el plazo de presentación de solicitudes de la convocatoria actualmente abierta para solicitar ayudas a proyectos de inversión en transformación y comercialización de productos agrícolas acometidos por la industria alimentaria de Cantabria.

Se trata de una línea de ayudas dotada con 10 millones de euros para mejorar e incrementar la competitividad y eficiencia del sector a través del apoyo de los proyectos de inversión acometidos en la industria alimentaria de la región durante los años 2021, 2022 y 2023.

Las solicitudes podrán presentarse debidamente formalizadas hasta el 17 de mayo de 2021 en el registro de la Consejería de Desarrollo Rural (Calle Albert Einstein, 2, Santander) o en cualquier otro de los registros permitidos por la normativa.

Podrán ser beneficiarias las industrias alimentarias privadas con personalidad física, jurídica, comunidades de bienes y demás entidades carentes de personalidad jurídica, que reúnan los requisitos generales y específicos establecidos. En el supuesto de ayudas cofinanciadas por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) o reguladas por el Reglamento (UE) los beneficiarios deberán tener la condición de microempresa, pequeña y mediana empresa.

Se considerarán inversiones subvencionables la construcción, adquisición o mejora de bienes inmuebles, con excepción de la adquisición de terrenos; la compra de maquinaria y equipos nuevos; los costes generales vinculados a los gastos vinculados a los honorarios de arquitectos, ingenieros y asesores, y los honorarios relativos al asesoramiento sobre la sostenibilidad económica y medioambiental, incluidos los estudios de viabilidad y la adquisición o desarrollo de programas informáticos y adquisición de patentes, licencias y marcas registradas.

En el caso de la adquisición de bienes inmuebles deberá aportarse certificado de un tasador independiente cualificado o de un organismo oficial debidamente autorizado que certifique que el precio del inmueble, excluido el valor del terreno, no excede del valor de mercado ni del valor comprobado a efectos fiscales. Asimismo, el coste del citado inmueble no podrá sobrepasar el 25% de la inversión total subvencionable.

En el supuesto de que el producto final sea un producto agrícola, la cuantía de la ayuda será como máximo del 30% de la inversión total si el beneficiario tiene la consideración de microempresa, pequeña o mediana empresa y del 18% para el resto. Por su parte, si el producto final no es agrícola, la ayuda no excederá del 30% de la inversión total en el caso de microempresas y pequeñas empresas y del 20% para el resto de entidades.

El consejero Guillermo Blanco ha explicado que la decisión de ampliar los plazos de este proceso responde a que su tramitación se vio afectada por la interrupción de plazos administrativos provocada por la pandemia del coronavirus y para atender las necesidades del sector alimentario a la hora de ejecutar las ayudas.

“Nuestro compromiso con el sector es una realidad y siempre vamos a hacer todo lo que esté en nuestros manos para facilitarles las cosas y puedan desarrollar su actividad en Cantabria en las mejores condiciones posibles”, ha subrayado Blanco, quien ha recordado que este año el Gobierno de Cantabria ha incrementado de manera notable las partidas presupuestarias destinadas a un sector “que está en auge”.

En este sentido, ha recordado que el sector agroalimentario representa más del 22% de las ventas totales de la industria y una cifra de negocio superior a los 1.700 millones de euros, dando empleo a más de 6.000 personas y acoger más de 500 empresas.

“Queremos que los productores cántabros vivan dignamente y su esfuerzo se vea recompensado”, ha afirmado el titular de Alimentación, al tiempo que ha puesto en valor las potencialidades del sector a la hora de promover la economía local de los municipios de Cantabria, fijar población en las zonas rurales y dinamizar el desarrollo de la región “a base de calidad, esfuerzo y profesionalidad”.