Tal y como se puede ver en este sitio web especializado en reparación de calderas, las que funcionan con el gasoil como combustible principal, son de las que más se utilizan sobre todo en ámbitos rurales.

El hecho de que se hayan comercializado en una gran cantidad de hogares nos ha llevado a poder establecer algunas de las principales causas de avería de este tipo de calderas. Unas causas que, dicho sea de paso, se pueden evitar en gran medida gracias a las revisiones que pueden llevar a cabo los profesionales del sector.

Las 4 principales causas por las que una caldera de gasoil puede averiarse

Si bien es cierto que cada situación es completamente distinta a otra, no es menos cierto que hay algunos focos de avería que se repiten de manera constante y que por ello se pueden prever antes de acudir a un servicios de reparación de calderas 24 horas.

  • Presión baja. Por norma general hay que decir que la presión en este tipo de calderas debe estar entre 1,5 y 2 bares de presión. Pues bien, es frecuente ver cómo una carencia en la presión hace que estos sistemas de calefacción no funcionen de la manera correcta.
  • La bomba de distribución no realiza su función. En muchas ocasiones se detecta que el calor no llega a los radiadores a pesar de que la caldera funciona. Esto se debe a que la bomba de distribución no funciona correctamente.
  • La temperatura es excesiva. Una temperatura excesiva puede hacer que la caldera no realice sus funciones del modo adecuado. De ahí la importancia de mantener siempre en óptimas condiciones los sistemas de refrigeración.
  • El quemador se ha averiado. Esta es sin lugar a dudas la más común y la más costosa de resolver. Y es que si el quemador no funciona correctamente, el agua que circula por el inmueble no tendrá la temperatura suficiente para calentar los radiadores. Una avería que suele deberse al paso del tiempo.