Alcalde de una pequeña ciudad francesa decretó oficialmente la obligación «de ser feliz»

El decreto, con fecha del 13 de septiembre, exige «prohibir la difusión de cualquier música que pueda ser percibida como deprimente o triste, filmes, historias o libros que terminen mal»
Ir a la fuente
Author: