Recogemos el testimonio de del Saja en Alerta por su alto interés

Ya sabemos que no, desgraciadamente, no es noticia. Gandarilla, Treceño, Cabezón de la Sal…. Y ahora en el municipio de Mazcuerras. Los lobos continúan con sus ataques al ganado doméstico, en zonas próximas a los núcleos rurales y a pleno día. Esta situación ha llevado nuevamente la preocupación a los lugareños, ya que según señaló Fidel Rebanal el lobo se está viendo merodear desde el 28 de febrero, en la zona de Cintul, justo detrás del bar de Placidín. Afirmación que confirman varios lugareños.

José Luis del Río, desde la ventana de su casa, en el pueblo de Concha Espina, el pasado martes, fotografió a un lobo a 10 metros. «Es un lobo enorme», nos dijo, mientras explicaba que «hasta la manera de ladrar de los perros era diferente, por el miedo». El animal salvaje en su deambular «pasaba de los perros que había allí». A Antonio Bustara, otro vecino, le mató una cabra. Y curiosamente el lobo se cebó con la única que estaba suelta y no tocó a las que estaban amarradas, que serían mucho más fácil de atacar», apuntó. En Landreo, entre los montes de Mozagro y Mozagruco, el pasado sábado, encontraron dos venadas y una corza muertas por los cánidos salvajes. A Fidel Rebanal le mataron una cabra en Barcenillas

y un potro en Santagadía, lugares situados en el monte frente a la iglesia del pueblo. Y hace unas semanas, causó baja por los mismos motivos una cabra propiedad de Tato Mier.

El lugareño Víctor Gómez vio a pleno día, se cree que el mismo lobo persiguiendo una venada en la Sierra de Cos. En varias ocasiones se ha avistado, también, en el Vidrio, del Monte Mozagro. Otro ganadero de Herrera de Ibio y gran cazador, Marcelo Gutiérrez, que también ha sufrido bajas en el ganado señaló que «son iguales que los zorros, conocen el terreno y no huyen».

Javier Gutiérrez, alcalde de Mazcuerras, al lamentar la situación que están viviendo, mostró su «total» apoyo a los ganaderos, señalando que los cánidos «aquí no pueden estar» por lo que se mostró favor de su caza selectiva. «El que quiera lobos que los lleve a su comunidad porque aquí, desde luego, no pueden estar conviviendo con el ganado», aseguró. «El lobo no puede estar catalogado como Especie de Especial Protección» aseguró en referencia a la reciente decisión adoptada por el Ministerio de Transición Ecológica y apoya por una serie de comunidades, curiosamente, las que no tiene a este animal en sus territorios. La semana pasada, otro vecinos de Cabezón de la Sal encontró 4 ovejas muertas en la zona de La Fuentanuca, en el barrio de La Losa.

De acuerdo con el Plan del Lobo de Cantabria, que está en vigor desde el año 2019, el lobo está considerado como especie cinegética y se establece un cupo de capturas máximo por temporada, fijado en 34 animales. En la que acaba de finalizar se han abatido 22 cánidos en cacerías selectivas, durante la celebración de monterías de jabalí.