Activista y empresario

Muchas veces lo más importante de una historia no está a la vista. Si hablamos de semillas de marihuana medicinal , quizás un padre angustiado que cambia de vida y empieza a vivir en función de la legalización de una sustancia que antes no formaba en absoluto parte de su horizonte no esté entre las primeras imágenes que nos vienen a la cabeza.

Pero algo así le ocurrió a Raúl Elizalde, que pasó de ser un padre activista luchando por el derecho de su hija a ser tratada con la sustancia que había demostrado sobradamente su eficacia en el tratamiento de su enfermedad, a un empresario de cannabis como presidente de HempMeds México, primera empresa que comercializa medicamentos relacionados con el cannabis en el país.

Pero antes de llegar a este punto,  Raul y su esposa Mayela pusieron a todos los mexicanos a debatir sobre la legalización de la marihuana medicinal, convenciendo al presidente Peña Nieto tras ver los efectos que el tratamiento con cannabis estaba teniendo en su hija Grace, que sufría hasta 400 ataques epilépticos al día.

En el año 2015, consiguieron un amparo que les permitió importar de manera legal el tratamiento con cannabidiol para su hija, y en 2017, tras conseguir que los legisladores incluyeran el tema en su agenda, en México se aprobó el  consumo, la venta, el cultivo y la importación del cannabis en el país.

Después de dos años de tratamiento, Grace sufre menos ataques y ha desarrollado capacidades cognitivas que antes no poseía, mejorando considerablemente su calidad de vida y la de su familia. Los tratamientos con marihuana medicinal suelen tener como componente principal el cannabidiol y dejan fuera el tetrahidrocannabinol (THC), elemento psicoactivo que suele eliminarse de los medicamentos o encontrarse en una concentración muy pequeña (menos del 1%).

Las estadísticas son esperanzadoras, ya que al parecer el 81% de pacientes con crisis convulsivas tratados con marihuana han disminuido sus ataques, desapareciendo incluso en el 16% de los pacientes.

Lo que parece claro es que cuanta más información sobre la marihuana tengamos, más capaces seremos de entender la enorme complejidad de esta planta y por lo tanto de separar el consumo lúdico del medicinal a efectos legales.