Si toda gloria es póstuma, empezando por la celestial, que, además, es divina y no tiene fin, toda popularidad por muy vitalicia que  parezca, es,  por principio, contingente y efímera.
Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico