44.000 españoles murieron en 2016 por la mala nutrición como causa fundamental

Un total de 44.617 españoles murieron en 2016 por causas cardiovasculares derivadas de una mala nutrición, según se desprende de un estudio internacional liderado por la Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg (Alemania), la Universidad Friedrich Schiller Jena (Alemania), nutriCARD y la Universidad de Washington (Estados Unidos), que ha sido publicado en la revista ‘European Journal of Epidemiology’.

De esta forma, y de acuerdo con los datos extraídos de este informe, en España el 10,7 por ciento de las muertes cardiovasculares se deben a problemas con la dieta, y la mortalidad total relacionada con esta causa se situó en 43 personas por cada 100.000 habitantes. En toda Europa, de los 4,3 millones de muertes cardiovasculares en 2016, 2,1 fueron el resultado de una mala nutrición. Los 28 estados miembros de la UE representan alrededor de 900.000, Rusia 600.000 y Ucrania 250.000 de estas muertes.

Para el estudio, el equipo evaluó datos representativos del Global Burden of Disease Study (GBD, por sus siglas en inglés), que se recopilaron entre 1990 y 2016. Analizaron la prevalencia de enfermedades cardiovasculares, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, en los 51 países incluidos en la Región Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sobre la base del consumo de alimentos y otros factores de riesgo en los respectivos países, los investigadores calcularon el porcentaje de muertes atribuibles a una dieta desequilibrada, por ejemplo, el consumo insuficiente de productos de granos integrales, nueces, semillas y verduras, así como el consumo excesivo de sal.

Una comparación de los países reveló diferencias claras: en 2016, 160.000 muertes (46% de todas las muertes cardiovasculares) se asociaron con una dieta desequilibrada en Alemania, 97.000 (41%) en Italia, 75.000 (41%) en Reino Unido y 67.000 (40%) en Francia. En Israel y España, sin embargo, solo una de cada tres muertes cardiovasculares prematuras estuvo relacionada con la dieta. Los perfiles específicos de los países se publicaron como parte del estudio.

Con la ayuda de un modelo de cálculo, los investigadores también pudieron determinar los efectos de otros factores de riesgo, como la obesidad, la presión arterial alta, la falta de ejercicio y el tabaquismo, identificando así la proporción específica de enfermedad cardiovascular causada por una dieta inadecuada. “También se debe enfatizar que el conocido factor de riesgo del alcohol no fue tomado en cuenta por nuestro estudio. En los países con un alto consumo de alcohol, el grado de enfermedad cardiovascular relacionada con la dieta podría ser aún mayor”, concluyen.

Ir a la fuente
Author: CD