7.9 C
Santander
jueves, abril 15, 2021
Inicio Actualidad extra 370.00 euros estafados por Arbistar 2.0, la empresa de inversión en criptomonedas

370.00 euros estafados por Arbistar 2.0, la empresa de inversión en criptomonedas

Aunque sucedió en noviembre pasado ofrecemos hoy la noticia, que no habíamos recogido, para advertir de estas prácticas a los que quieran invertir sus ahorros.

Asciende a los 370.00 euros la presunta estafa de Arbistar 2.0, la empresa de inversión de criptomonedas que operaba en Tenerife. El auto emitido por el juez describía la actividad como un fraude «piramidal» hacia una veintena de afectados que ha presentado denuncia.

La Policía Nacional y la Guardia Civil calculan en 378.750,51 euros el fraude cometido a través de la empresa de inversión en criptomonetas Arbistar 2.0, en un caso que de describen como «estafa piramidal tipo Ponzi».

Los dos cuerpos informan este lunes en un comunicado del balance de esa operación, tres semanas después de que se produjera la detención del administrador de Arbistar 2.0 y principal sospechoso de la presunta estafa, Santiago Fuentes.

El fundador de Arbistar compareció ante el juez encargado del caso el 22 de octubre y quedó en libertad ese mismo día al no pedir ninguna de las partes personadas la prisión provisional, pero el juez lo declaró formalmente imputado en delitos de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal.

En su auto, el juez ya describía su actividad como una «presunta estafa piramidal» y cifraba la cantidad defraudada a la veintena de afectados que ha presentado denuncia en unos 334.000 euros.

La Policía y la Guardia Civil explican ahora que investigación comenzó en septiembre cuando tres afectados interpusieron denuncias por estafa y se obtuvo información de actividades financieras sospechosas. Luego se recibieron 23 denuncias más.

Durante el dispositivo se realizaron cuatro registros en oficinas y domicilios ubicados en los municipios tinerfeños de Adeje, Arona y Candelaria, se intervinieron tres vehículos, documentación, dispositivos electrónicos y se bloquearon numerosas cuentas a nombre de las personas investigadas.

Al parecer la empresa supuestamente defraudaba mediante inversiones en criptomonedas haciendo uso una estafa tipo Ponzi, una operación fraudulenta de inversión que implica el pago de intereses a los inversores de su propio dinero invertido o del dinero de nuevos inversores.

La nota policial recuerda que esta estafa consiste en un proceso en el que las ganancias que obtienen los primeros inversionistas son generadas gracias al dinero aportado por ellos mismos o por otros nuevos inversores que caen engañados por las promesas de obtener, en algunos casos, grandes beneficios.

El sistema funciona solamente si crece la cantidad de nuevas víctimas.

En este caso, la investigación se ha centrado en una empresa que ofrecía software que permitían programar estrategias de inversión en criptomonedas y hacer ‘trading’ las 24 horas del día sin interrupción.

Al mismo tiempo, desde la empresa se había articulado un sistema de canalización del dinero en criptomonedas, a través de monederos digitales, que permitía distraer el control de las inversiones realizadas por los clientes de la empresa, aseguran las fuerzas de seguridad.

La empresa investigada emitió un comunicado en el que se informaba a los clientes de la congelación de varias aplicaciones de inversión con la imposibilidad de recuperar el capital invertido por los clientes.

Ante esta situación, y contando los investigadores con que la empresa podría estar distrayendo gran parte del dinero invertido por sus clientes para provecho propio, se procedió a la detención del responsable ejecutivo de la empresa.

La nota indica que para resolver investigaciones de esta índole es fundamental la participación ciudadana en la prevención y detección de este tipo de fraudes para, así, disponer de primera mano de toda la información sobre estas organizaciones.

La Policía y la Guardia Civil recomiendan, a cualquier persona que pueda sentirse perjudicado por una estafa piramidal, ponerse en contacto con la Comisión Nacional del Mercado de Valores para que advierta a otros posibles inversores y, al mismo tiempo, con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado al objeto de interponer denuncia.