300.000 cántabros se verán afectados por la subida del impuesto al diésel

La subida prevista, que será de un 31%, supondrá una subida de entre 6 y 10 céntimos para los usuarios de este tipo de vehículos

La diputada nacional del Partido Popular, Ana Madrazo, ha acusado el Gobierno de Pedro Sánchez de mentir “cuando dicen que subirán los impuestos a los ricos”. Y es que los datos de los usuarios de vehículos diésel en Cantabria muestran que son 182.000 los conductores que son propietarios de vehículos diésel (el 62% del parque móvil), además de miles de autónomos que utilizan vehículos industriales “que no son precisamente ricos”.

Siguiendo con los datos de Cantabria, Madrazo ha explicado que en el caso de camiones y furgonetas, “que son utilizados por autónomos para poder llevar a cabo su trabajo, hay 52.000 matriculados en nuestra comunidad autónoma. Además hay 3346 tractores que funcionan con este tipo de combustible , utilizados por agricultores y ganaderos que necesitan estos vehículos para trabajar”.

La idea que maneja el Gobierno de Sánchez es que se equipare gradualmente el impuesto especial del gasoil al de la gasolina. El primero es de 30,7 céntimos por litro; el segundo, de 40,25. Es decir, la carga impositiva aplicada al diésel subiría hasta 9,55 céntimos, un 31%. De esta forma, llenar un depósito de 60 litros de gasóleo pasaría de costar 74 euros a 79,7, o sea 5,7 euros más. Un uso razonable de 20.000 kilómetros al año, con un consumo medio de 6 litros y 10 céntimos de subida por litro, suponen un pago extra de 120 € al año. Por ello, para la diputada nacional del PP la subida del impuesto al diésel tiene un ánimo meramente recaudador, está demostrado que no produce un cambio en el consumo energético, y afecta directamente a las familias, autónomos y pymes.

Tal y como ha recordado, el Parlamento de Cantabria, a iniciativa del PP y con el apoyo de PRC y Ciudadanos aprobó una moción para instar al gobierno central a no subir el impuesto al diésel. “Mucho nos tememos que no va a ser así porque la subida de este impuesto figura en el plan presupuestario enviado a Bruselas”. Así, en el citado plan, el Gobierno de Sánchez cuantifica en 670 millones los que se recaudará por el diésel, “mientras esperan recaudar por IRPF de los supuestos ricos 328 millones de euros. Nada de ricos, pagamos los de siempre”. El Gobierno socialista va dando tumbos y necesita desesperadamente aprobar unos presupuestos para mantenerse en el poder y para ello no duda en pagar peajes a radicales de izquierdas e independentistas sin importar el alto precio que pagaremos las familias y empresas españolas”.

Madrazo considera que la política de Sánchez solo responde a intereses partidistas y no tiene en cuenta a una clase media que ha sido el instrumento principal para el crecimiento y la mejora de España, “y a la que ahora quieren asfixiar con una subida de impuestos. Y los van a asfixiar apoyados por sus aliados políticos de Podemos con unos impuestos, por cierto, que superan con mucho los ingresos que van a generar los impuestos a las rentas más altas.

“Una vez más el Gobierno socialista hará pagar cara su permanencia en la Moncloa a los propietarios de vehículos de gasoil, que son trabajadores , PYMES y autónomos que utilizan estos vehículos para poder desarrollar su trabajo”. Por todo ello, la diputada nacional del PP considera que “la única salida digna que le queda al señor Sánchez es convocar elecciones generales para que sean los españoles los que decidan su futuro”.